Recíbelo por mail

sábado, 30 de diciembre de 2017

Hasta nunca 2017.

Repasando mi blog veo que es tradición escribir un post de despedida del año, así que intentaré no repetir lo que escribí en 2015 y 2016: seré más concreto. 


Os dejo los links: el del 2015 lo podría reciclar cada año... 




Me enfrento al ordenador y pienso en el 2017 y en mi 2017. 


Empezaremos por el 2017 "en general"  


"El procés"

Claro, hablando del 2017 aparece en primer lugar, siempre omnipresente. 



Nadie en Catalunya puede estar muy satisfecho de como ha ido: utilizando un lenguaje coloquial, se podría hablar de año de mierda. 

El independentismo nos ha hecho sacarnos a todos las caretas y posicionarnos, nos ha hecho discutir (que tampoco me parece un drama que nos peleemos un poco de vez en cuando, no seáis Flanders), nos ha hecho perder amistades de mentira y, por que no decirlo, mirar de otra forma a amistades de verdad. 

Pero la culpa tampoco la tiene exclusivamente "el procés": hoy en día, conocemos a las personas muy superficialmente y enseguida les ponemos la etiqueta de "amigos" cuando con dificultad deberían llevar la de "compañeros, conocidos o saludados". 

Las perspectivas desde el punto de vista catalán no son buenas: gobierno independentista que sabe que no puede llevar a cabo su programa empujado por una buena cantidad de gente que les pide un suicidio contra un gobierno débil del PP en España que cree que darle caña a los independentistas y, que no lo olvide nadie, a toda Catalunya de regalo, es lo que le mantiene en el poder. 

Cada uno que opine si esto le conviene a España o no... 


"Las libertades individuales "

El 2017 acaba de forma terriblemente preocupante. Las libertades individuales se acercan a los límites de una república bananera, con leyes mordaza, con gente en la cárcel (tengo pendiente un post para hablar de lo que es el castigo de la privación de libertad) por sus ideas, con leyes que les dan a los jueces una patente de corso para aplicar su idiología y castigar al contrario sin despeinarse. 


Las figuras de "delito de odio" y "exaltación del terrorismo" son una hoja en blanco para acojonar a la población. La libertad de expresión se basa en poder decir cualquier barbaridad, o eso entendemos muchos, pero la canción protesta, el rap subversivo y excesivo, o el tuit "hijoputa" alegrándose de que alguien se muera pueden llevarte a la cárcel. No a una multa, no a una rectificación: a la cárcel. 

Estas dos leyes nos llevan a los agravios comparativos en las interpretaciones de unos jueces que en el 2017 nos han dejado claro clarinete que tienen idiología y que con ella dictan sus sentencias. Reírse de un muerto rojo o indepe es diferente que hacerlo de un fiscal general del estado: en un caso es "jueguen jueguen" y en el otro puedes tener a la policía en la puerta en horas. Genial: la justicia  es igual para todos o no es justicia.

La Policía Nacional, la Guardia Civil y sus hijos han pasado a ser seres intocables. Una pelea con uno de ellos de paisano puede llevarte a la trena mucho tiempo y ellos pueden hacer lo que quieran sin sufrir ningún tipo de consecuencias (espero todavía saber quien es el de la patada voladora del 1-O y qué castigo le ha caído). Inquietante. 


"Los políticos"

El 2017 ha sido un paso más en la percepción absolutamente negativa que tenemos de ellos pero también ha sido un retraso en nuestra actitud hacia ellos: si alguien sale mintiendo de forma descarada, si falsean gráficos, si utilizan las tácticas de "1984" llamando fascistas a gente pacífica, acusando de lo que ellos son a los demás, la sociedad levanta los hombros con un "qué quieres, son políticos" 

Vamos, que aceptamos que sean unos chorizos o unos mentirosos y ya ni nos indignamos. Mal camino. 


"La información" 

A los que nos gusta estar bien informados, simplemente, estamos de luto. Los periódicos tradicionales, con "El País" a la cabeza son panfletos de información al servicio del poder y lo que circula por las redes, twitteer mediante, es tan fiable como un cotilleo de la vecina del quinto. 

El año de los fake news y de los bots rusos acaba con el PP insinuando que va a poner en marcha una especie de  Ministerio de la Verdad. Como parte positiva muchas personas acudirán a la lectura para saber de qué hablan. ¿"1984" o "Farenheit 45" como idea de lo que se nos viene encima?


Malos tiempos para hacerte una idea sobre cualquier tema a no ser que le dediques media vida.... 


"La violencia de género"

Otro año con más de lo mismo: más denuncias, más detenciones, mismo número de mujeres asesinadas. 

El día que algún gobernante entienda donde está el problema y busque soluciones y no solo el "vamos a quedar bien" mejoraremos. Mientras, a repetir la jugada.  

Para eso hacen falta dirigentes que desmonten el montaje que han creado y comprendan que ante situaciones complejas hacen falta soluciones complejas y múltiples. Para conseguir que no se produzca un delito lo mejor es prevenirlo y para prevenirlo tienes que centrarte también en el futuro delincuente y no solo en la víctima. Algo que la sociedad, al menos en este punto, no quiere aceptar. 


El 2018 pinta fatal porque van a aplicar una receta que ya saben que es absolutamente ineficaz.  Ojalá me equivoque. 

Mi 2017


El 2017 ha sido, política aparte, un año tranquilo, que ya tocaba. 

En lo personal con algunas puertas cerradas definitivamente, con algunas que se abrieron y se cerraron, con nuevas ilusiones para encarar el año y con la sensación de que, según pasa el tiempo, el número de cosas importantes se reduce cada vez más: la familia, el trabajo y esos amigos de verdad o esas relaciones que merecen el esfuerzo, que aportan, que pesan en tu vida.  Y el Barça, claro. 

Cada vez más con esa idea viejuna de que tu actitud tiene que seguir tu ética personal y no contrarrestar la del que tienes delante pero notando que me sigue hirviendo la sangre con la injusticia. 

Un 2017 con alguna "primera vez", con algunas fechorías para tachar de la lista de pendientes, unas con cara de satisfacción y otras con un "no es para tanto" 

Ya que estoy en mi blog os dejo los tres post de los que estoy más satisfecho. Un año con pocos  porque me he dedicado a escribir en formato novela. 

Mis niños preferidos son los del atentado de Les Rambles, el de mis 10 años de divorciado y el de "tengo una amiga perfecta para tí". Uno serio, uno ñoño y uno humorístico. El mejor, diría que el de Les Rambles. 






Y venga, que el 2018 está ahí esperándonos pero me da que sin muy buenas intenciones, al menos en lo que se refiere al apartado general. Intentaremos que el personal sea excelente y equilibre. 


¡Feliz 2018!





jueves, 28 de diciembre de 2017

El menú navideño de la Policía y Tabarnia. ¿En serio?

Pues sí, el nivel de estupidez no para de subir, imparablemente, sin fisuras, sin avergonzarse de nada, como si fuera una competición.


El problema de discutir con alguien que utiliza argumentos tan toscos es que no se puede, te llevan a rebajar el debate al absurdo y, francamente, uno se considera demasiado inteligente para llegar hasta allí. 

Si alguien cree que el independentismo catalán y Tabarnia tienen la mínima similitud lo mejor es darle un abrazo y llevárselo a tomar unas cañas si es tu amigo o darle la espalda y no perder ni un solo segundo en discutir si es uno de esos enemigos (cariñosamente hablando) que te has buscado por internet con "el procés"

No pierdo ni una letra más en Tabarnia; se la regalo.

Vamos a por lo del Menú de Navidad porque me parece más grave lo que se está haciendo con la Policía Nacional en este país. Si Zoido busca que se le coja manía más allá del 1 de octubre y otras maravillosas actuaciones va por el buen camino. Felicidades. 

Tras una queja por twitter de la PN sobre el menú con el que pasaron la Navidad los Policías Nacionales desplazados a Barcelona 

¿Éste es un menú tan horrible?

nuestro amado Zoido va a abrir una investigación para depurar responsabilidades porque al parecer “a los presos les dan de comer mejor”. ¡Inadmisible!¡Responsabilidades! ¡Dimisiones! 

La Policía Nacional es un servicio público como puede ser la Guardia Civil, los Mossos en Catalunya, los bomberos o, en algo que me pilla de lleno, los sanitarios:  médicos, enfermeras, auxiliares o camilleros que hacemos guardia en las fiestas “de guardar”.

Ahora estoy en la privada y antes estaba en la pública y no recuerdo ni un solo menú “especial” con el que me obsequiaran un 24, un 25, un 26 o un 31 noche. Diría que, con suerte me ponían 2 polvorones y un trocito de turrón o había algún tipo de carne que sonaba más a Navidad. 

Hablando con amigos la frase es “algo más se lo curran pero vamos...”

En resumen, que si estaban estos extras bien y si no, también. Lo que nos molesta de las fiestas cuando trabajamos es no poder estar con la familia, es no poder compartir mantel con los nuestros, es no darnos los regalos cuando toca. Pero cuando elegimos profesión ya sabíamos donde nos metíamos, al menos unos años.

Y si, nos quejábamos y decíamos que se podían esmerar un poco más en la comida, que no costaría nada hacer algo especial ya que estábamos ahí dándolo todo. Pero tras esos tres minutos de queja ritual nos zampábamos nuestra comida de hospital y a seguir trabajando. Nada en redes sociales. Ningún ministro ni Conseller salía a decir que “que vergüenza” y que “iba a investigar” porque no teníamos unos buenos Canelones o un caldito de la abuela, de esos en los que podrías flotar de densos que son, con sus galets.

Pero al parecer la Policía Nacional es diferente, son de una raza superior a los otros servidores públicos, supongo porque son españoles, muy españoles y mucho españoles.

Pues nada, que las prioridades en España cada vez están más claras y hay que alimentar muy bien a los policías porque han de estar bien comidos para hacer lo que tuvieran que hacer el 25, no como los que nos dedicamos a cosas poco importantes como pueden ser la salud, apagar incendios u otras nimiedades que si tenemos estos días trabajo a espuertas.

Así es muy difícil tomarse a nadie en serio aunque uno ya fantasea con el cocinero imputado por “delito de odio”...

A mi me gustaría que hasta a la Policía Nacional se le diera bien de comer y cenar en fiestas pero son miles los servidores públicos que cenan peor cada año. Y nadie se queja mas que mientras cogen los cubiertos y, luego, a trabajar.

Por cierto, o la primera foto o la segunda es mentira. O la parte que no se veía en la foto (langostino y jamoncito) la compraron ellos en Condis... ¡¡¡¡ y supongo que la cerveza es sin alcohol !!!!! 



sábado, 23 de diciembre de 2017

Análisis del 21D: la malvada ley d´Hondt y el pensamiento mágico

El 21D hubieron nuevas elecciones convocadas para que todo cambiara pero no cambió nada. A veces intentar acojonar a la gente (por tierra, mar y aire) no es la mejor postura para convencerlos: es la peor. Algo que olvidan es que el voto es secreto por lo que las personas votan tranquilas. 


El reflejo de las elecciones es algo que, los que vivimos en Catalunya, ya sabemos desde hace tiempo: la sociedad está políticamente dividida entre permanecer o no en el Estado Español. Dos posturas válidas que, en cada caso, vienen regadas por millones de matices en los que no entraré. 

En España les encanta hablar de esta división y no de lo que, la mayoría, estamos de acuerdo: el 80% de la población quiere un referéndum para matar el tema. Pero eso da igual. Ayer una amiga (unionista) me decía que sus amigos más "españoles" vieron la luz: esto solo se arregla con un referéndum. Ole tú. Les ha costado. 

También estamos de acuerdo en que los políticos tendrían que dejarse de memeces y sentarse a hablar de una vez. Como los indios, que cuando tenían un conflicto metían a los jefes en sus tiendas las lunas que fueran necesarias: solo salían cuando había acuerdo.

Pero me quiero centrar en algo que me  parece muy divertido: el ataque a la Ley d´Hondt. 

Victor d´Hondt, el padre de la criatura

Simplificando la Ley d´Hondt beneficia al partido grande y perjudica al partido pequeño, beneficia a los partidos "regionales" y castiga a los "nacionales". 

La ley d´Hondt es peor para los partidos pequeños a más circunscripciones. En las elecciones catalanas hay 4 y en las estatales 51. 

Es una Ley Electoral que no se cambia en España porque acabaría con el bipartidismo (que toca claramente a su fin) pero a la que tienen ganas porque beneficia a los partidos autonómicos, vamos que igual tiene los días contados... 

Pues nada, como el resultado no ha gustado en España ahora la Ley d´Hondt es malvada (aunque sea española porque la ley electoral es una ley regalada por el Estado Español). 

El ABC nos regala un artículo "impresionante" en el que explica que pasaría si se hubieran aplicado los otros sistemas electorales que hay por el mundo. Aquí empieza el realismo mágico. 

Otros sistemas electorales

- Circunscripción única (o sea ley d´Hondt pero todos los votos en la caja Catalunya y no en 4 provincias) 
- Proporcional puro con una única circuncripción o proporcional mixto (al que gana se le dan el 55% de los diputados) 
- Sistema mayoritario rollo americano donde se hace el "all for one" o sea que el que gana aunque sea por un voto se queda todos los escaños (aquí también pueden aplicar una circunscripción o cuatro) 

Se han olvidado otros que también les conviene (hoy): en Grecia les regalan 50 escaños a la fuerza más votada, que en estas serían 50 de regalo para Ciudadanos. 

En este batiburillo de sistemas los malvados independendistas no sumarían mayoría absoluta. Yupi. 

El País descubría ayer la sopa de ajo y titulaba que los votos del PP valían la mitad que los de Junts por Catalunya. Que le pase lo mismo a la CUP es irrelevante claro. O que valgan la mitad los del PP que los de Ciudadanos. Eso si acaso lo ponen dentro pero no en el titular: "El País style"  

Pero volvamos al realismo mágico del ABC o El País. Si cualquiera de estas leyes electorales se aplicaran en Catalunya es ABSOLUTAMENTE EVIDENTE que ERC y Junts per Catalunya hubieran reeditado el Junts pel Sí. 

¿Qué hubiera pasado entonces pasado entonces con un JuntsXSí 2.0? 

Pues que en el 99% de las combinaciones hubiera arrasado el independentismo. Solo creando un tripartito unionista (PP-PSC-Cs) con cuatro circunscripciones y "all for one" hubieran ganado. Ya es rebuscadillo el tema.

Porque esto no va de un problema de reparto de escaños, va de que 2.060.000 personas votaron independentismo y 1.889.000 votaron unionismo-constitucionalismo o 155. 

Y 332.000 personas NS/NC que son los de En Comú Podem. Pero a favor del derecho a decidir. 


Así que, viva la post-verdad e insinuemos que el malvado d´Hondt (que es uno de los suyos) es el culpable de que haya una mayoría independentista en escaños en Catalunya. Ya tenemos otro culpable extraño, rollo bots rusos o adoctrinamiento en las escuelas. 








sábado, 2 de diciembre de 2017

El acosador de "Love Actually"

Ahora que se acercan las Navidades tocaría que alguna cadena, o todas, ¡qué carajo!, pusiera la comedia favorita de las Navidades: "Love Actually". 



Ya sabéis, esa comedia en que el guapísimo Hugh Grant hace de Primer Ministro superenrollado que se enamora de una choni versión "England", en la que el "Rafael" de los UK saca un super-hit con el que vuelve al estrellato, en la que un viudo atormentado enamora a una top model y en la que el niño encantador hasta decir basta conquista a la guapísima versión infantil de Rihanna. Todo azúcar. 

Estoy hablando de esa supercomedia que incorpora el villancico más pegadizo: "All I want for Christmas is you" (para los que no pilláis ni esto lo traduzco: "Todo lo que quiero para Navidad es es a ti), una bonita canción excepto si la destroza M. Carey (aclaro que es M de María que ya sé que los M. cuestan de descifrrar) 

Sin embargo, a pesar de todas las referencias anteriores que demuestran cuánto sé de cine, lo que queda en la retina como el momento más romántico de la película es cuando Andrew Lincoln, todo bondad y amor, se declara a la novia de su mejor amigo de la cual lleva enamorada desde que el tiempo es tiempo, solo por demostrarle su amor eterno porque como decía el gran Prince en Purple Rain "I never can steal U from another", o sea que no puede robársela a su BFF. 


El bueno de Andrew se declara vía cartulinas porque no se había inventado el iPad y se larga asumiendo que es lo que hay. Tan trastornado queda que dedicará toda su existencia a cazar zombies. 

Hoy estaba mirando twitter y me he cruzado con este enlace en el que Juan Sanguino ataca a todas las películas románticas del mundo acusándolas de sexistas.


Sobre esta escena de "Love Actually" pone lo siguiente: 

Amor loco, amor frustrado, amor secreto. Y, según el cine, el más romántico de todos: el amor obsesivo. Mark (Andrew Lincoln) está enamorado de la novia de su mejor amigo, Juliet (Keira Knightley), así que arruina para siempre el vídeo de su boda grabándola solo a ella, haciendo 'zoom' sobre su cara y persiguiéndola por todo el banquete. Insaciable, Mark se presenta en su casa en plena noche (y entre semana además) para declararse mediante cartelitos con cara de cachorro abandonado mientras el marido de Juliet, el mejor amigo de Mark, ve la televisión. Esto debería ser la trama de un 'thriller' de terror y Juliet debería llamar a la policía o, por lo menos, advertirle a su marido que se ande con ojo respecto a su colega. Sin embargo, la película trata este acoso como una entrañable fábula romántica que pone a la chica contra las cuerdas: si ella reaccionase con hostilidad, quedaría como una bruja insensible que le ha roto el corazón al pobre loco enamorado. Cuando lo que más parece él es un loco a secas.

Esto es lo que pone. Con un par de huevos. Como distorsiona la película el amigo: lo que a todos nos parecía un enamorado adorable y un punto ñoño (que alguien le explique a ese tal Juan Sanguino que el enamoramiento siempre tiene un toque obsesivo) resulta que es un puñetero acosador que debería estar en la cárcel o al que el novio, celoso, le tenía que haber cantado las cuarenta o roto un par de dientes. 

Nótese que Juan, el Torquemada del feminismo, el McCarthy de los machistas, sugiere que avise a su marido: no seré yo quien le diga a Juan que esa sugerencia podría ser considerada discriminatoria porque presupone que el hombre ha de defender a la mujer. 

Me reconforta que si lees los comentarios de twitter el 99% del personal se lo toma directamente a chirigota. El resumen estaría entre "se nos va la pinza" y "¿es coña , no?"

Viendo como acabó el galán de la escena podría ser que Sanguino tuviera razón. El macho alfa agresivo que lleva dentro salió de caza.



Pero no, no es coña: bienvenidos a la inquisición de lo "feministamente correcto" de los cuatro extremistas según los cuales nos tenderemos que reproducir por esporas porque cualquier acercamiento a la chica será acoso o algo peor.

En el artículo está encabezado por la frase "los últimos acontecimientos nos obligan a estar vigilantes y no dejar pasar ni una". Traducido: "se empieza viendo "Love Actually" y se acaba como "La Manada", violando (supuestamente) en grupo". Sí, quiere decir eso.


Me lo imagino después de escribir esta frase tirándose ligeramente hacia atrás, en su silla, mesando su cabello y pensando que es el no va más del feminismo, el salvador de las mujeres, el paladín de la causa. Hoy tiene sexo fijo por ser tan guay. 

Este verano ya descubrimos que había algunos pueblos que hacían una lista negra de canciones machistas. Me impactó terriblemente la inclusión de "Corazón de tiza" de Radio Futura, acusada por su frase "si te vuelvo a ver pintar un corazón de tiza en la pared te voy a dar una paliza por haber escrito mi nombre dentro de él". Mira que había oído esa canción millones de veces y jamás se me ocurrió pensar que era una amenaza. Lo que es peor, la acabo de oír y sigo sin ver la amenaza por ningún lado.

"Mucho mejor (hace calor)" de Los Rodríguez también estaba proscrita sospecho que porque incluía "podrían detenerme ella es menor de edad" pero no lo tengo claro. 

En mi día a día escucho canciones como "The Fever" de Bruce donde recuerda a su expareja esperándolo en casa con la mesa puesta y la cena preparada, leo tetro como "Romeo y Julieta" que habla de un acosador que ataca a una menor de edad hasta que la pervierte o como un "Don Juan Tenorio" del que mejor ni hablemos: no entiendo como aún se representa en ningún teatro. 

Decir que "Lolita" lleva a la pederastia o la justifica, que el "La mataré" de Loquillo está animando a la violencia de género o que el "Justine" de Sade provoca sadismo y malos tratos me hace pensar que hay algo muy sucio en la persona que contempla el arte, sea en la faceta que sea.

Que yo sepa, tras leer Lolita, escuchar más de lo deseable a Loquillo y disfrutar con las barbaridades de Justine ni soy un pederasta, ni un maltratador ni un sádico.

El pecado (y en España el delito porque son dos conceptos que la ley se empeña en confundir) no está, cada vez en más ocasiones, en las manos del que supuestamente lo comete si no en el cerebro terriblemente enfermo de alguien que ve perversión, malas intenciones y violaciones en grupo ante cualquier pequeño e insignificante detale de la vida. 

Volviendo a "Love Actually", el Sr. Sanguino debería saber que lo que diferencia lo que hace el protagonista de la película, extraordinariamente cuidadoso, del acoso es como lo percibe la mujer: si las atenciones le molestan, dice que no las desea y siguen produciéndose es acoso. Si son bien recibidas, no. La mujer tiene el derecho constitucional a ser agasajada. Por mi parte un 10 para el protagonista de la película.


Así que una pequeña sombra de preocupación porque estas mentes obcecadas ganen la batalla de lo políticamente correcto dejándonos sin "Love Actually" o similares, una gran tristeza por el pobre Juan Sanguino que me parece que necesita muchos abrazos y toneladas de esperanza por los comentarios de twitter que demuestran que la población (hombres y mujeres) no le compran la moto.