Recíbelo por mail

martes, 3 de octubre de 2017

Tanques por la Diagonal.

Hace muchos años que bromeamos con el tema: veremos entrar tanques por la Diagonal. Pues vamos allá. 


Acabo de oír a hablar a SM Imperial el Rey Felipe VI. Uno no esperaba mucha cosa de un Borbón  y menos llamándose Felipe, pero lo que he oído supera mis más pesimistas previsiones (otra vez) Ni una sola palabra de "diálogo"

En resumen nuestro querido Rey (o no, como dice un bloggero) se sitúa en la parte más radical del constitucionalismo y el españolismo inamovible. Hasta tenía cara de mala leche. Ha sido hostil y ha dejado claro justamente lo que tendría que intentar evitar: los catalanes no somos los suyos o al menos los 2.100.000 independentistas. Somos sus enemigos y de alguna manera y de forma soterrada nos prometió lo que quiere oír el ala dura del PP: leña al mono (catalán) Nada de volvernos a seducir. A someternos, como mandan los cánones, la buenas costumbres y la tradición borbónica. 


Felipe VI continuando con la magnífica labor de Felipe V 

Así que ya tenemos claras las cartas. Cero posibilidad de diálogo que ya ni el Rey menciona. 

Nosotros iremos hacia la independencia con la DUI (con lo que no estoy de acuerdo porque creo que las cosas hay que hacerlas bien, con una oferta de lo que ofrece España contra lo que nos ofrece la independencia, a la que llegaríamos en un proceso mucho más largo, internacionalizando las protestas y haciendo huelgas generales semanales hasta que lo consiguiéramos) y ellos con sus cuerpos de seguridad (armas) y la justicia que teledirigen. 

De momento he fallado la mayoría de mis pronósticos, sin ir más lejos pensaba que votaríamos y no pasaría nada, que luego ya se desacreditarían el referéndum, que no serían tan ruines de hacer lo que hicieron. No podía imaginar el cinismo con el que la España en blanco y negro ha ninguneado la barbarie del otro día. 

Machado más de moda que nunca con su "Castilla miserable, ayer dominadora, envuelta en sus andrajos desprecia cuanto ignora". Y soy injusto poniendo Castilla, cambiémoslo por Estado Español. 

Me gustan la literatura distópica estilo "1984" o "Farenheit 451" y mi apuesta tiene un poco ese aroma gris, triste y espeluznante que rebosan las dos novelas. 

Me mojo con mi predicción de futuro. 

- En los próximos días Puigdemont (¿el 6 de octubre?) declarará una DUI, el peor escenario posible y con el que ya he comentado que no estoy de acuerdo. Se verá obligado por las urnas y por la presión de la CUP. La alternativa serían unas elecciones autonómicas en las que arrasaría el independentismo probablemente, pero es una etapa que parece más que superada y que tampoco solucionaría mucho (o nada). Vuelta a la casilla de salida... 

- La respuesta del PP será lo que le pide el ala dura del PP (o Ciudadanos que son los mismo), el sueño húmedo de Rivera y Albiol;  la aplicación del artículo 155 y Puigdemont y el resto del Govern que firmen la DUI en la cárcel. 

- Protestas en las calles, masivas y, para mantener el orden público, ya están la GC y PN que tienen unas ganas de repartir que se mueren y que por alguna cosa, digo yo, no se han ido a sus casas. Como estas manifestaciones ya no serán tan fáciles de manejar (no creo que la voluntad de dejarnos pegar sea indefinida, a alguien se le acabarán cruzando los cables, la respuesta de las Fuerzas de Seguridad del Estado será proporcionada estilo el 1-O y habrá algún muerto que dirán que es lo que queríamos en el colmo del cinismo) pedirán refuerzos al Ejército y, por tanto, entrada de los tanques por la Diagonal: el mito del imaginario popular hecho realidad. 


- Evidentemente todo esto va acompañado de la aplicación del Estado de Excepción. 

Llegados a este punto se acabó el Estado Autonómico en Catalunya hasta las próximas elecciones generales en las que veremos de qué pasta están hechos los españoles (me temo lo peor) Pero si no gana el PP-Ciudadanos, ganará el PSOE (lo mismo)

A todos los que penséis que soy un exagerado viajad al pasado e imaginaos la cara que pondríais hace una semana si os explican que el 1-O habría 800 heridos... pues eso.

Aquí acaba mi previsión de optimista bien informado. Espero, evidentemente, equivocarme, así que si alguien vislumbra otra salida espero impaciente vuestras previsiones de paz y amor. 

2 comentarios:

  1. Lo más aterrador es que puedas (y probablemente estés) en lo cierto...

    ResponderEliminar
  2. Fully agree. Lo único que me hace verlo de un color más bonito es la mani de ayer. En vez de ser un duelo y todos callados como pedían, batucada y mambo. Y es que parece mentira que todavía nos lo podamos tomar con humor... Ya me imagino la escena: los catalanufos en la Plaça Sant Jaume defendiendo la Gene para que no detengan al PuiGGGdemon, bailando al son de Electrica Dharma y los piolines bajando por Porta de l'Angel (cáptese la ironía) dando ostias a diestro y siniestro. Y haremos como la banda del Titanic, seguiremos tocando y bailando, confiando que la música amansa las fieras, mientras todos nos hundimos en la mierda. Los que estemos allí y los que se hayan quedado en casa viéndolo por la Sexta de forma equidistante desde el sofá. Al menos esta vez habremos enviado als "avis" con los nietos al chiquipark.

    ResponderEliminar