Recíbelo por mail

sábado, 28 de octubre de 2017

No era això, companys, no era això.

Ayer fue, supuestamente, el "Dia de l´Independència de Catalunya". Mi madre, unionista ella, me envió un mensaje para felicitarme y le respondí que no estaba contento: en primer lugar porque me considero demócrata antes que independentista y en segundo lugar porque nos va a caer "la del pulpo" 


Breve resumen: el independentismo jugó bien sus cartas hasta el Pleno del Parlament en el que se aprobó la "Llei de transitorietat". Es fácil, no puedes aprobar lo más importante que puede decidir un país como es la independencia (o la ruta hacia) con una mayoría de "la mitad más uno" cuando en temas de menor calado necesitas una mayoría cualificada (dos tercios) 

Si no se tiene esa mayoría hay que seguir luchando, intentando convencer a los que están en la zona gris, aumentar la base del independentismo hasta que (ahora hablo en escaños) se tenga esa mayoría cualificada de dos tercios.

Creo que, a pesar de no tener la mayoría cualificada, se podría haber articulado un referéndum, incluso aunque hubiera sido otro 9N pero con más garantías. ¿Más de lo mismo? Posiblemente pero es más importante hacer las cosas bien que rápido

A pesar de todo el 1 de Octubre fue un acierto del independentismo, ciudadanos que salieron a votar pacíficamente contra una represión sin ningún tipo de escrúpulos ni sentido por parte del Estado Español. 

El 1 de Octubre es el punto de ruptura en el que muchos nos dejamos de sentir españoles por ver, no solo la actuación de la Policía (recordemos, ni un solo detenido, se iba directamente a pegar a personas que no cometían ningún delito - si lo cometían que las detuvieran-) si no las reacciones de la mayoría del espectro parlamentario español (PP, Ciudadanos, PSOE...) y de buena parte de la población española (a por ellos, oe...) 

Ese día muchos nos dimos cuenta de hasta donde están dispuestos a llegar y hasta que punto esa postura extraordinariamente dura no es una cosa "del PP" o " o de los políticos" si no que tiene detrás a un porcentaje muy importante de la sociedad española en esa idea homogeneizadora de un estado español con una sola sensibilidad. 

Pero el 1 de Octubre fue lo que fue (terminología Rajoy) Considerar que fue un Referéndum de Independencia con todas las garantías no parece lógico. Al acabar la jornada le dije a una amiga "creo que hoy nos hemos ganado el derecho a un referéndum pactado". Pero no la independencia.

Uno que tiene la costumbre de ir a trabajar y seguir hablando con sus amigos de toda la vida se pone en su lugar y no le gusta como se sienten; ayer una amiga me decía que se iría porque habían tomado la decisión "sin consultarle". Ella, como muchos, está a favor del referéndum pactado, el unicornio rosa tanto del unionismo moderado catalán como del independentismo. Considera que el 1-0 no fue válido.

Que lo considere Rajoy o Soraya, sin nada de cariño, me la trae al pairo, pero que lo considere gran parte de la ciudadanía de Catalunya me preocupa más porque deslegitima la DUI a ojos del propio pueblo catalán. 

Insisto porque es el punto clave de mi postura, lo que deslegitima la DUI es que, tras el 1-0 no tenemos claro si más del 50% del pueblo está a favor de la independencia. Hay datos indirectos de que podría ser así. Pero no lo sabemos.

Y sí, da una rabia terrible oír hablar a los dirigentes del PP, da mucho grima ver como aplauden un 155 como si hubieran conseguido reducir el paro o acabar con la pobreza energética y nos preguntamos que hace Pedro Sánchez aparte de prostituir la palabra "Democracia".

Legalidad y democracia no son lo mismo. La democracia es el  poder del pueblo y no creo que la ciudadanía hubiera aceptado la Ley de Desahucios (la legalidad) por ejemplo.

Ciudadanos no es que de rabia, es que sorprenden ver con qué facilidad han adelantado al PP por la derecha. Dan angustia y cierto miedo. 

El encarcelamiento de "los Jordis" como claro ejemplo  de que no hay separación de poderes (no hace falta que nadie le diga a esa jueza que ya había aplicado con extrema dureza e imaginación el concepto de "delito de terrorismo" en el caso Alsasua, como a mi no me haría falta que nadie me dijera como arbitrar un Barça Madrid) y de que esto no va de acuerdos, va de intentar que el Govern se rinda y la Catalunya independentista quede absolutamente aniquilada. Va de las intenciones del PP-C´s de recentralizar todo lo posible y que Catalunya pase a ser una simple región más de España. 

Cada vez que les oigo me dan más ganas de irme, pero no es lo que quiera yo, es lo que quiera la mitad más uno (al menos) de los catalanes (y ahora hablo de votos emitidos en un referéndum)

El segundo motivo para que no esté en la calle brindando con cava con mi senyera es que uno no puede estar alegre cuando lo que vienen va a ser dos meses terribles: movilizaciones en las calles, es de suponer que pacíficas como lo han sido siempre por parte del movimiento independentista, ataques violentos de la Extrema Derecha (ayer empezamos) que representa una minoría absoluta en Catalunya (en España me temo que no) a la que el Gobierno (el Central) les ha enseñado que pegar sale gratis, posibles huelgas generales por parte de la CUP a la que hundir la economía del país (Catalunya) le importa un pito, y más tensión con tus amigos unionistas porque estamos todos un poco sensibles.

Así que, parafraseando a Llach, un mito del catalanismo y robándole la frase y la canción en un contexto bastante diferente y que  se podría aplicar a los dos "bandos": no era això, companys no era això... 




Companys, no és això 

No era això, companys, no era això
pel que varen morir tantes flors,
pel que vàrem plorar tants anhels.
Potser cal ser valents altre cop
i dir no, amics meus, no és això.

No és això, companys, no és això,
ni paraules de pau amb garrots,
ni el comerç que es fa amb els nostres drets,
drets que són, que no fan ni desfan
nous barrots sota forma de lleis.

No és això, companys, no és això;
ens diran que ara cal esperar.
I esperem, ben segur que esperem.
És l'espera dels que no ens aturarem
fins que no calgui dir: no és això.


martes, 3 de octubre de 2017

Tanques por la Diagonal.

Hace muchos años que bromeamos con el tema: veremos entrar tanques por la Diagonal. Pues vamos allá. 


Acabo de oír a hablar a SM Imperial el Rey Felipe VI. Uno no esperaba mucha cosa de un Borbón  y menos llamándose Felipe, pero lo que he oído supera mis más pesimistas previsiones (otra vez) Ni una sola palabra de "diálogo"

En resumen nuestro querido Rey (o no, como dice un bloggero) se sitúa en la parte más radical del constitucionalismo y el españolismo inamovible. Hasta tenía cara de mala leche. Ha sido hostil y ha dejado claro justamente lo que tendría que intentar evitar: los catalanes no somos los suyos o al menos los 2.100.000 independentistas. Somos sus enemigos y de alguna manera y de forma soterrada nos prometió lo que quiere oír el ala dura del PP: leña al mono (catalán) Nada de volvernos a seducir. A someternos, como mandan los cánones, la buenas costumbres y la tradición borbónica. 


Felipe VI continuando con la magnífica labor de Felipe V 

Así que ya tenemos claras las cartas. Cero posibilidad de diálogo que ya ni el Rey menciona. 

Nosotros iremos hacia la independencia con la DUI (con lo que no estoy de acuerdo porque creo que las cosas hay que hacerlas bien, con una oferta de lo que ofrece España contra lo que nos ofrece la independencia, a la que llegaríamos en un proceso mucho más largo, internacionalizando las protestas y haciendo huelgas generales semanales hasta que lo consiguiéramos) y ellos con sus cuerpos de seguridad (armas) y la justicia que teledirigen. 

De momento he fallado la mayoría de mis pronósticos, sin ir más lejos pensaba que votaríamos y no pasaría nada, que luego ya se desacreditarían el referéndum, que no serían tan ruines de hacer lo que hicieron. No podía imaginar el cinismo con el que la España en blanco y negro ha ninguneado la barbarie del otro día. 

Machado más de moda que nunca con su "Castilla miserable, ayer dominadora, envuelta en sus andrajos desprecia cuanto ignora". Y soy injusto poniendo Castilla, cambiémoslo por Estado Español. 

Me gustan la literatura distópica estilo "1984" o "Farenheit 451" y mi apuesta tiene un poco ese aroma gris, triste y espeluznante que rebosan las dos novelas. 

Me mojo con mi predicción de futuro. 

- En los próximos días Puigdemont (¿el 6 de octubre?) declarará una DUI, el peor escenario posible y con el que ya he comentado que no estoy de acuerdo. Se verá obligado por las urnas y por la presión de la CUP. La alternativa serían unas elecciones autonómicas en las que arrasaría el independentismo probablemente, pero es una etapa que parece más que superada y que tampoco solucionaría mucho (o nada). Vuelta a la casilla de salida... 

- La respuesta del PP será lo que le pide el ala dura del PP (o Ciudadanos que son los mismo), el sueño húmedo de Rivera y Albiol;  la aplicación del artículo 155 y Puigdemont y el resto del Govern que firmen la DUI en la cárcel. 

- Protestas en las calles, masivas y, para mantener el orden público, ya están la GC y PN que tienen unas ganas de repartir que se mueren y que por alguna cosa, digo yo, no se han ido a sus casas. Como estas manifestaciones ya no serán tan fáciles de manejar (no creo que la voluntad de dejarnos pegar sea indefinida, a alguien se le acabarán cruzando los cables, la respuesta de las Fuerzas de Seguridad del Estado será proporcionada estilo el 1-O y habrá algún muerto que dirán que es lo que queríamos en el colmo del cinismo) pedirán refuerzos al Ejército y, por tanto, entrada de los tanques por la Diagonal: el mito del imaginario popular hecho realidad. 


- Evidentemente todo esto va acompañado de la aplicación del Estado de Excepción. 

Llegados a este punto se acabó el Estado Autonómico en Catalunya hasta las próximas elecciones generales en las que veremos de qué pasta están hechos los españoles (me temo lo peor) Pero si no gana el PP-Ciudadanos, ganará el PSOE (lo mismo)

A todos los que penséis que soy un exagerado viajad al pasado e imaginaos la cara que pondríais hace una semana si os explican que el 1-O habría 800 heridos... pues eso.

Aquí acaba mi previsión de optimista bien informado. Espero, evidentemente, equivocarme, así que si alguien vislumbra otra salida espero impaciente vuestras previsiones de paz y amor. 

domingo, 1 de octubre de 2017

España ha muerto

Escribo estas líneas en castellano, mi lengua materna, desde un avión que me devuelve a Barcelona desde Bilbao, donde estaba por trabajo.

Adelanté mi vuelta unas horas, sin disfrutar de hacer el turista por Bilbao, para ir a votar. Pensaba que para una jornada festiva. Ya habría tiempo el día 2 para interpretar resultados y esas cosas.   

Pero antes de subirme al avión me llegan por twitter las primeras imágenes de los colegios electorales. Dios.



Llamo a mi madre cabreadísimo por los videos en los que cargan contra gente que solo quiere votar, contra una señora de su edad, de unos 70 a la que tiran al suelo. "Pon la tele y cuando llegue me dices" 

Pongo el avión en modo avión, que remedio. Leo un rato pero pienso en las imágenes que le he enseñado a dos chicas de Bilbao que van por trabajo a Barcelona. "Joder, parece sacado de los años 70" Correcto.

No sé que está pasando ahora pero tengo suficiente para tener clara una cosa. La España con la que me eduqué ha muerto. La España con la que durante mucho tiempo pensábamos, seguramente de forma ilusa, que nos entenderíamos, ha muerto. La España a la que uno, aún siendo independentista, veía con simpatía en los partidos de selección, ha muerto.

La última frontera ha sido sobrepasada: la de la violencia. La violencia por parte de las fuerzas de seguridad: la violencia de estado. 

Los que me dicen que se estaba cometiendo un delito les preguntaría qué cual. Nadie (político, fiscal, juez) ha dicho que ir a votar hoy fuera delito. ¿Por qué carga la policía contra ciudadanos que no están cometiendo un delito?

Se me puede rebatir que soy injusto, que este es el gobierno de unos pocos (PP y Ciudadanos) y que el resto de España son buena gente y no opinan así. Es posible. Eso nos lo dirá la reacción de esta "otra España" con la que muchos creen (creemos?, creíamos?)  que podríamos convivir en paz y harmonía. 

Desgraciadamente creo que excepto en zonas localizadas (Euskadi) la idea mayoritaria en el resto de España será que "nos lo hemos buscado" y que "había que defender el Imperio de la Ley y el Orden" Y no lo digo por que TV3 me haya comido el coco, lo digo por las conversaciones que he tenido con extremeños, andaluces y gallegos en estos días. Con algunos, porque había otros mucho más moderados evidentemente a los que estoy seguro que estas imágenes les horrorizarán. 

El PP ha roto España de forma definitiva con la impagable ayuda de Ciudadanos (condenarán hoy la violencia de las fuerzas del estado?) Felicidades.

Aquí solo se puede estar con los que pegan o con los que reciben. La equidistancia es imposible aunque en los próximos días veremos a Iceta y compañía hacer juegos malabares. 

Y no creo que solo sea yo, creo que muchísimas personas me comprarán la reflexión: aunque no haya independencia, la desconexión emocional de Catalunya con el resto de España es absoluto e irremediable. 

Una vez más Iñaki Gabilondo podrá decir aquello de "así piensan convencer, seducir, a los catalanes para que se queden? Ese es su plan?"

Si alguien quiere que esto no sea así solo hay una esperanza: que en los próximos días la sociedad civil española y las fuerzas políticas que no son de derechas en España se levanten contra este gobierno y fuercen elecciones ya. Y que en las próximas elecciones gane un Gobierno capaz de entender a esta gran parte de Catalunya que sabríamos que porcentaje es si nos dejaran votar. 

Pero, francamente (nótese el juego de palabras), no lo veo.