Recíbelo por mail

jueves, 5 de enero de 2017

Els fanalets de VIc.

Els fanalets "los farolillos" independentistas de VIc han sido la polémica indes vs españolistas de la semana o inde vs no inde. Curiosa discusión.


La utilización de los niños con fines políticos no es algo de hoy ni de ayer ni de hace 10 ańos: es de toda la vida. El límite de donde dejas de hacer partícipes a los niños de las actividades familiares (llevarlos a la Diada o a una manifestacion del día de la Hispanidad) y donde empieza el adoctrinamiento es difícil de delimitar. 


Yo he salido algún año de paseo el 11-S con mis descendientes (16 y 13 años en la actualidad) y otros años no. Ellos veían el ambiente y punto. Es la opción política de su padre y, lógicamente, deben conocerla de primera mano,

He criticado en conversaciones con mis amigos la utilización de los niños en estos eventos: hacer que griten independència en los micros oficiales o sacarlos como imagen del evento como se ha hecho con demasiada frecuencia.

Los niños siempre quedan bien en las fotos: son muy monos (al menos un rato) y hasta desfilando para los nazis están adorables. Dan esas sensación de que es todo muy "transversal", de que realmente es un proceso de ricos y pobres, de castellano parlantes y catalano parlantes, de izquierdas y de derechas y de viejos y niños. De que todo es inocente y cristalino.

Que nadie se equivoque, la utilización de los niños es constante: en los anuncios, como excusa para no ir a trabajar, para ligar en el súper, para lo que sea. No nos solemos rasgar las vestiduras por eso pero que los padres aprovechen para llevar "fanalets independentistes" ha sido el detonante para una de esas aburridas guerras en las que se ve la paja ajena y no la viga propia. 

A la crítica de los pin y pon de la política española (PP y Ciudadanos) han rebotado las redes con muchas fotos de pequeñuelos adoctrinados en el españolismo. ¿Esas valen?. Seis de un lado y media docena del otro.

Yo "adoctrino" a mis hijos. Sé que es un comentario escandaloso pero me gustaría que mi hijo fueran culers, heterosexuales e independentistas, relativamente religiosos y que tuvieran una forma de entender la vida similar a la mía. Luego saldrá el sol por Antequera, será lo que Dios quiera y yo respetaré sus decisiones y los querré igual pero más o menos trato de influirles, aunque sea de forma subconsciente.

No solo yo, todos los padres lo hacemos con nuestros hijos: el que diga que no miente. Como siempre la cuestión es si enseñamos o adoctrinamos a los niños, si los encauzamos cariñosamente hacia la senda que nos parece mejor o si estamos ante una escena rollo "la naranja mecánica" 


La idea de "els fanalets" no me gusta pero ni los niños no se van a traumatizar por llevar una cosa que brilla y que estéticamente es chula ni las lecciones desde el lado españolista son creíbles porque hacen lo mismo y tampoco se les caerían los anillos para envolver a niños en banderita tú eres roja, banderiza tú eres gualda.










No hay comentarios:

Publicar un comentario