Recíbelo por mail

lunes, 5 de diciembre de 2016

Cumpleaños feliz. ¿Por dónde me felicitas?

Con la aparición de las redes sociales, los teléfonos móviles y los WhatsApp las felicitaciones de cumpleaños han sufrido un cambio radical. El número de personas que te desean un feliz cumpleaños se ha multiplicado hasta el infinito pero en paralelo ha aumentado la frialdad. 


Recuerdos de mi tierna infancia: cuando yo era mozo si querías felicitar a un amigo tenías que llamarlo al fijo (vamos, al teléfono, que eso de llevar uno en la mano era ciencia ficción) a ver si había suerte y en algún momento lo pillabas en casa. 



Recuerdo que al lado del teléfono (como el de la foto pero en verde) teníamos una libreta de papel donde apuntábamos quien llamaba. El día del cumpleaños de mis padres anotábamos todas las personas que la querían felicitar si no estaba en casa y ellos les devolvía la llamada cuando podían. 

No teníamos esa sensación de inmediatez que nos invade hoy en día, todo el mundo comprendía que contestaras la llamada al día siguiente. No te felicitaba tanta gente pero todo el procedimiento era más romántico, como casi todo lo de hace 20 años. 

Un amigo me dijo hace tiempo que hay varios niveles de felicitación dependiendo del grado de relación: el  colgar un felicidades en el muro de face, el mensaje por msn en face o watss app y uno que ya era la repera: la llamada. 

Cada grado de relación tiene su vía de comunicación: a un compañero del trabajo con el que nunca sales a hacer un afterwork no hace falta llamarlo y a tu madre queda feo enviarle un whatsapp. 

Una de las cosas que siempre me intriga es ver quien será la primera persona en felicitarme. Tiene un plus especial: el que te felicita a las 00.00 del día de autos sin duda está pensando en ti y no solo en ese momento. Es una forma de decirte que "eres una persona especial"


Por mucho que nos hagamos los duros siempre esperamos a ver quien nos felicita sea por tierra, mar o aire: esa persona especial, ese amigo que hace tiempo que no sabemos nada de él, ese familiar que vive lejos, esa chica que nos hace gracia pero poco caso y creemos ver en su aséptico "felicidades, un beso" un signo de interés y no de cortesía, esa ex con la que nos llevamos medio bien y medio mal y que no sabemos si respirará o no. 

No he puesto padres, madres, parejas, hijos y amigos íntimos porque estos no fallan (o no deberían) aunque hay algunos que sabes que no se acuerdan ni de su aniversario de boda y no hay que ser muy duros con ellos. Como siempre, a quedarse con lo positivo.

Como en aquella famosa frase de que es importante que hablen de uno, aunque sea bien (lo sé, la gente normal la dice al revés pero así me parece más graciosa) lo importante es que te feliciten el cumpleaños sea por la vía que sea:  que alguien dedique unos segundos en poner algo en tu muro, un par de minutos en llamarte y decirte un felicidades, en repetir los mismos chistes que nos hacemos cada año de quien es el más viejo de los dos con los de la misma quinta (mes arriba, mes abajo)

Un día para dejar que te mimen, para sentirte querido de muchas maneras y una de ellas es por este número exorbitante de felicitaciones que te llegan.

Acostumbro a contestar todas las felicitaciones una a una, sean las que sean, porque si ellos se han tomado las molestia de escribirme algo tengo la obligación de responder, pero este año quería hacerlo de esta forma peculiar que tengo de comunicarme con muchos de vosotros: por post.

Así que...

Gracias a todos!!!!!!!



No hay comentarios:

Publicar un comentario