Recíbelo por mail

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Trump: triunfo o derrota de la democracia.

Sí, Donald Trump, presidente de los U.S.A. ¡Toma ya!




En los últimos días me ha parecido muy interesante leer la prensa española. Era evidente que no podía ganar Trump. No puede ser. ¡No puede ser! Eran de esos artículos que eran más parte de una "wish list" que opinión o información. Los editores, los articulistas y los colaboradores se querían convencer a si mismos. ¡Ganará Hillary!

Pues no. Vaya por Dios

En los próximos días veremos a millones de expertos (incluida la Esteban) descuartizando las elecciones, por qué ha ganado Trump y no Hillary, aunque la respuesta es de perogrullo: porque los estadounidenses han querido, les ha dado las ganas, les ha salido de las pelotas (lenguaje Trump). 

Aquí tenemos dos opciones:

La primera es la de ser demócratas de boquilla del estilo "nos gusta la democracia siempre que salga lo que yo quiero y si no la democracia es una mierda" De estos hay millones pero la mayoría no lo expresan públicamente porque está muy feo aunque por dentro lo piensen. 

Pero pueden decirlo de otra manera: pueden afirmar que los que votan a Trump son idiotas perdidos igual que ya dijeron que los que votaban a Rajoy eran semidemoniacos, todos unos fascistas y malas personas que devoraban a sus hijos. 

Esto no es exclusivo de la izquierda, los de la derecha piensan lo mismo de los votantes de la izquierda, en especial de la nueva izquierda: son unos rojos emporrados que no han trabajado en su puñetera vida y que solo piensan en drogarse y jugar a la play. 

La segunda opción es aceptarlo como buenos demócratas y pensar que si le han votado por algo será, que si le ha votado más personas que a Hillary sus razones tendrán y que no somos nadie para juzgarlos. Sin más.


Yo, lo confieso, era de Hillary Clinton porque soy un clásico de toda la vida, no soy tan derecha como para ser republicano y, además, siempre que pienso en los presidentes americanos veo que los republicanos la han liado mucho más que los demócratas.  Por supuesto soy fan (muy fan que se dice ahora) de Obama pero este buen hombre es irrepetible. 

No tengo ni idea de como funciona ese inmenso país que sufre más o menos las mismas lacras que el nuestro  (paro, desigualdad, inmigración, terrorismo) pero a diferente escala. 

La sensación desde la distancia es que hay millones de ciudadanos que están absolutamente hasta el gorro de todo, de que los cambios sean (cuando los hay) muy lentos y que, al final, los ricos sean más ricos y los pobres más pobres. 

De acuerdo, Trump es un animal, un populista, un xenófobo, un machista, un salvaje, un racista.... ¿sigo? Un perla, un person. Pero los americanos le han votado y, en algo que le honra, parece que se ha presentado tal y como es. Algo es algo.

¿Alguien se acuerda de Berlusconi? Las similitudes son evidentes. ¿Y de Jesús Gil? Más de lo mismo. Pero aquí, que nadie se olvide, en los gobiernos actuales tenemos personas que han dicho auténticas barbaridades y no solo las han proferido si no que las han llevado a la práctica. 

Tenemos un presidente que es el líder de un partido que está de corrupción hasta las cejas. Pero claro, los que le siguen (PSOE) es más de lo mismo, los terceros y cuartos son una marca blanca y un partido populista. 

Así que, esto es lo triste de la democracia actual, se vota al menos malo que para cada uno es uno diferente. En un ritual los que pierden se escandalizan de que haya gente tan burra de votar al contrincante como si ellos tuvieran un mirlo blanco. Porque no lo tienen. 

Volvamos a USA. Aumento de la desigualdad, pobreza, marginación, violencia, terrorismo. Sí, Obama deja un país mejor que el que cogió, pero tampoco es para tirar cohetes.


Muchas personas han visto que Hillary era más de lo mismo, lo que allá llaman el establishment, así que, como están cabreados han votado al otro. Como dirían con esa expresión tan genuinamente americana "from lost to the river" 

Y sí, Trump dijo que cuando eres una estrella las mujeres te lo permiten todo. ¿Es mentira? Una cosa es que la prensa, en esa obligación de ser políticamente correcta, se rasgue las vestiduras, pero otra es que el americano medio no sueñe despierto con ser rico, famoso, y cepillarse a todo lo que se mueva. Igual que los italianos admiraban a "Il cavalieri" porque hacía fiestas con chavalas de 20 años (que mas da que fuerna prostitutas) Gran parte de los hombres italianos querían estar en esas fiestas. Y le votaban. Lo sé, poco edificante.

Estados Unidos es una sociedad machista y Hillary es una mujer : otro punto en contra. Pensad que se llama Hillary CLINTON: lleva el apellido de su marido porque si no BIll no hubiera sido gobernador de Arkansas. 

Posiblemente ser fanfarrón (porque muchos piensan que a la hora de la verdad no llevará a cabo las barbaridades que ha proclamado) es otro punto a favor. Nadie lo imagina realmente apretando el botón o levantando el muro de México. Nadie se lo ha tomado realmente tan en serio. A ver si acertamos. 

Así que solo nos queda felicitar a Trump, preguntarnos en que mundo vivimos y, esta noche, reflexionar sobre si seguimos siendo demócratas. Y no me refiero al partido.











No hay comentarios:

Publicar un comentario