Recíbelo por mail

jueves, 24 de noviembre de 2016

Rita Barberá: entre el minuto de silencio y "bailaré sobre tu tumba"

Más allá de la teoría peliculesca de que Anacleto (agente secreto) esté eliminando a implicados en el caso Gürtel o de que sea un montaje y "no esté muerta, que esté de parranda" me están entreteniendo las reacciones tras la muerte de la gran Rita Barberá



Vaya por adelantado que me cuesta alegrarme de la muerte de alguien sea un torero, un jugador del Madrid, Trump o un político corrupto. No va conmigo. 

Mi reacción cuando me enteré de la noticia fue doble: cara de incredulidad por el momento del óbito (justo cuando está en el centro del lío de la corrupción) y una sonrisilla por los memes que vendrían. 


Digamos que mi frecuencia cardiaca no sufrió variación: ni me alegré ni me entristeció. Indiferencia clásica cuando la muerte es algo de lo que hablas cada día en el comedor del hospital y no es un allegado. 

Muy distinta ha sido la reacción del PP, muy en su línea: ni disimulan. Era una choriza pero era de los nuestros y la queríamos. Muy humano pero poco edificante. 

Cuando fallece cualquiera de nuestros amigos nadie se dedica a rebuscar en su biografía alguna vergüenza para airearla. En el Camp Nou celebramos con frecuencia minutos de silencio por ex-jugadores, directivos y socios añejos y nadie ha investigado sin era un borracho o pegaba a su mujer. El minuto es por sus servicios al club. Punto. 

El PP ha hecho esto. Minuto de silencio porque se ha muerto una amiga. ¿Qué era una corrupta? Vale. Pero una amiga. Lo puedo entender. 

Me cuesta más adivinar en que pensaban los otros grupos al permitirlo cuando no se hizo por Labordeta. Tenían la excusa perfecta como la tuvo el PP en aquel caso: escudarse en el reglamento. Unidos Podemos han sido coherentes: nada de homenajear a una imputada por corrupción. Parece lógico más allá de los sentimientos personales. 


Al cabo de 30 minutos de saberse que Rita Barberá ya no estaba entre nosotros me llegaron varios memes satíricos nos llegaban: en eso debemos ser potencia mundial. ¡¡Qué velocidad! Os dejo alguno aunque supongo que ya los habéis recibido por 100 grupos de wats. 



Bestias, irrespetuosos, inteligentes... Para que negarlo, me he echado unas risas.



Una forma de saber que piensa tu entorno es Facebook: no he visto ni una lagrimita y sí algún post con mala leche, cierto es que de forma aislada, lo que me hace pensar que la gente pasa bastante del tema (memes aparte) 

Dos reacciones me han llamado la atención.  

El primero un  "Rita, no te lo crees ni tú" que me parece el inicio de una leyenda rollo "Elvis vive" en la que Rita Barberá estaría disfrutando de la pasta ganada con el sudor del de enfrente en una playa paradisiaca, tomando el sol a la vez que remueve, displicente, un cocktel con una sombrillita mientras disfruta del atardecer en las Bahamas. Curioso. 




El segundo, sin filtros, colgado por mi mejor amigo de la infancia: se nota que nos educamos juntos. Recuperaba un "hit" de Siniestro Total : "Bailaré sobre tu tumba". A saco.

Curiosamente hace 2 días le cantaba a mi hija esta canción vaya usted a saber por qué. Una premonición? 

Esta tarde le explicaba que se había muerto Rita Barberá y me ha dicho "la de el caloret?". En el fondo eso será su legado, por encima de la corrupción.

Igual no hace falta ser tan explícito, estas alegrías uno se las puede dar en casa , incluso con copa de cava sin dar tanta publicidad, pero ahí os dejo esa muestra de alegría, un equivalente musical del "que se joda" 


Así que me quedo anclado en la indiferencia absoluta ante la muerte de una persona de perfil muy poco edificante pero que tampoco era una genocida. Ni me alegro ni perderé el sueño. 

 Esa indiferencia, sin embargo, no me mantiene equidistante entre que el Parlamento homenajee a una corrupta o colguemos memes o canciones macabras. Me quedo con lo segundo. Claramente. 












No hay comentarios:

Publicar un comentario