Recíbelo por mail

domingo, 2 de octubre de 2016

Delicioso suicidio en grupo

Pedro Sánchez y lo suyos lo han conseguido y, como en el libro, lo único poético es el título. Porque la historia es para echarse a llorar. A no ser que seas del PP. 


Dice el chiste que si reúnes a tres troskistas te salen 4 facciones. Un chiste que los "Monty Phyton" inmortalizaron en la mejor representación de la idiotez política con aquella espectacular escena del circo romano y las facciones del Frente Popular de Judea.



Pero el PSOE va más allá. El esperpento, la división y el no tener ni puñetera idea de que se quiere ser de mayor ya tienen una siglas: PSOE.

Sabemos que a los políticos les importan poco los ciudadanos, pero aquí nos han dejado claro que les importan poco sus propios partidos políticos. ¡Qué podemos esperar de ellos! 

Lo de Pedro Sánchez solo se explica desde las ganas de hacerse un hara-kiri político. Su "un no es no" que ha repetido como un mantra era como una breve nota de un suicidio.

Cuando vemos las cosas desde fuera, no metidos absolutamente involucrados las cosas se ven mejor, con más claridad: segundas elecciones perdidas (más que las primeras) dejo que el PP intente gobernar como pueda, hago una oposición dura en una legislatura corta y aprovecho para reforzarme como líder del partido.  Suena hasta bien. 

Pero no, mucho mejor suicidarse, que el suicidio siempre ha tenido algo de romántico. O, lo que es lo mismo, dar la espalda a todos los Bruto que te quieren asesinar por la espalda aunque dejen el partido que tanto quieren hecho unos auténticos zorros. 


Pero lo suyo, dentro de todo, tiene más lógica: vuelve Susana Díaz (el PSOE siempre ha sido, en términos futboleros, Andalucía y 10 más), se deja que gobierne Rajoy fastidiándole todo lo que podamos y tenemos entre 2 y 4 años para lamernos las heridas. 

Pero hay alguien que lo mejora porque lo del PSC es de psiquiátrico: significarse tanto por el que ya se veía que iba a ser el perdedor es otra genialidad de Iceta y compañía. Colau debe estar frotándose las manos. 

Felicidades Pedro, lo ha conseguido. Mandará Mariano y le devuelves el partido a los barones. Un diez. Un Matrícula de Honor Cum Laude. 

PD: es absolutamente malévolo pero si fuera Rajoy forzaría disimuladamente (¿pelea falsa con Ciudadanos?) unas terceras elecciones. Mayoría absoluta. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario