Recíbelo por mail

lunes, 15 de agosto de 2016

Malas madres: aprended de los hombres.

Hace unos días fui el cine a ver "Malas madres" con mis hijos y mi madre (que es de las buenas). Una comedia bien llevada sin más pero, como casi todo en esta vida, sirve para una reflexión. Aquí os regalo la mía: madres del mundo, aprended de los padres.



Como suele pasar en las comedias la película nos pone en los dos extremos: unas madres que intentan ser ideales contra unos desechos humanos que son los padres (estereotipo habitual en las pelis) que no saben ni cambiar un pañal (Dios, que difícil) 

Una madre extenuada se harta de intentar ser perfecta y tener una vida asquerosa: todo el día llegando tarde, agotada, poco valorada en su trabajo, por su marido, por sus hijos y por el resto de humanidad. Así que pasa a ser una "mala madre", que es lo que viene a ser una madre humana, levantando el pie del acelerador y aceptando que nadie, ni ella ni sus hijos (del marido no hablamos porque es para pegarle un tiro as usual) es un "10" continuo, y se enfrenta al grupo de madres superideales del cole que la marginan precisamente por aceptar su condición terrestre. 

La película tiene un trasfondo que es absolutamente cierto: la dificultad de las madres en ser "perfectas"siguiendo los cánones de nuestras abuelas, aún en vigor, y de ser a la vez mujeres del sigo XXI: grandes trabajadoras, fantásticas esposas y estando buenas hasta los 60 años como mínimo (eso requiere mucho gimnasio y un gran cirujano) 

El título del post es, evidentemente, una provocación. Pero es cierto. Aprended de nosotros los padres. 

A los hombres siempre se nos ha acusado de no saber educar a nuestros hijos por un solo motivo: no lo hacemos como las mujeres. Este mítico vídeo demuestra como somos. 



Vale, igual es una exageración. pero los hombres llevamos años, cientos o miles, relativizando sobre casi todo, y una de las cosas en la que lo hacemos es en como educar a los niños. A veces se nos va la mano y muchos llegan al pasotismo más indecente pero por eso he puesto "buenos padres"

Somos muchos los que dentro de la pareja nos hemos implicado al 50% en la crianza  y cada vez somos más los que pedimos tras el divorcio la custodia compartida (a algunos hasta nos la dan), así que los niños cada vez reciben más de nuestra forma de educar. Hemos mejorado mucho lo que hacían nuestros predecesores: le ponemos cariño, dedicación (creo que es donde más ha cambiado) y, muy importante, nos importa un pito que nos consideren padres perfectos.

Así que este es mi consejo que es el mismo que el de la película: relajaos. Los hombres seremos un puñetero desastre en muchas cosas pero igual sería hora de que empezarais a pensar si no llevamos un poco de razón en como enfocar la crianza, ya que somos expertos mundiales en relativizar, en tomarnos las cosas a cachondeo cuando lo merecen o cuando no tienen demasiada solución.

No estaría mal que, a la hora de educar, tuvierais más en cuenta el punto de vista masculino, más que nada como contrapunto al vuestro. 

Pasad de vuestros hijos un poco: ninguno se va a traumatizar porque lo dejéis llorar en la cuna un rato o porque no duerma con vosotros (siempre que leo artículos sobre el colecho pienso en como se levantan padres y madres por la mañana, si vale la pena ir reventado todo el día por un posible beneficio psicológico que nadie ha demostrado ni demostrará nunca).

Ningún niño ha muerto porque no lo duchen cada día, no os mirará mal si no le hacéis los deberes, que es peor que un suspenso, no hace falta que seáis las que lleváis la tarta más chula al concurso si no os gusta cocinar, no pasa nada si salís a cenar con vuestra pareja o encasquetáis (si, los padres-madres le llamamos así a dejar los hijos con alguien) a vuestros retoños con la abuela y os vais un fin de semana. No pasa nada si vuestro hijo de 3 años os pilla a medio polvo:  seguid teniendo sexo que seguro que no lo recuerda.

Nunca he conocido a nadie traumatizado por cualquiera de las chorradas anteriores. Lo que pasa factura a los niños en el futuro solo obedecen a dos motivos que viene a ser uno: "no se han sentido queridos" con su variante "no hemos estado allí cuando nos necesitaban".

El resto son absolutas memeces.

Así que queredlos como los queremos nosotros: pasando un poco de ellos (lo justo)

PD: hablo desde la ignorancia, como siempre...




No hay comentarios:

Publicar un comentario