Recíbelo por mail

viernes, 26 de agosto de 2016

Un poco del verano

Es el verano un periodo raro, en el que no suelen pasar demasiadas cosas y en el que los telediarios se llenan con 30 minutos de "el tiempo" aunque se resuma en dos palabras: "qué calor"

Este año, año Olímpico, ha sido una excepción por los Juegos de Río y porque estamos delante de la enésima pantomima política para elegir (o no) presidente. 

Juegos de Río

Eran los juegos del Zika. El mismísimo Pau Gasol, científico de primera línea,  dijo en rueda de prensa hace unas semanas que "tenía información (sic)" y que "se planteaba no ir". 

Ni un solo caso en todos los juegos. Es curioso como alguien puede ser tan crack en meter una pelotita en una canasta y tan irresponsable a la hora de hablar en público, pero ya sabemos que sobre medicina habla cualquiera y su palabra vale más que la de un catedrático.

Viendo las noticias acabé los juegos con la sensación de que España se había salido. Luego me dio por mirar el medallero y va a ser que no. Un país con el que podría establecerse comparación (ya ni hablo de Francia o Alemania) como Italia ha machacado a medallas a España (28 a 17) Vaya chasco. 

El orgullo patrio ante todo, las medallas conseguidas por los españoles tienen más mérito. Eso lo sabe todo el mundo. Todas son históricas y memorables: porque es el primer oro del atletismo fenenino español (algo que debería ser una vergüenza se eleca a "histórico"), porque es el primer deportista que repite, porque es la primera que lo consigue después de un embarazo, porque es la primera con heterocromía de iris... Histórico!!! 

Pero estos Juegos destaca por encima de todo la lucha de sexos. Cualquier medalla de una mujer (española) contaba el doble que la de los hombres vaya usted a saber por qué. Uno de los grandes logros para España es que las mujeres ganen a los hombres en medallas. Es cierto, es más fácil dedicarse al deporte siendo hombre, pero esto no es en España, es en todo el mundo. 

Solo pedirles a l@s que se indignan tanto con la supremacía del deporte masculino que empiecen a llenar los estadios y pabellones para ver deporte femenino,
como se hace en USA. Eso si que iguala.  Cuánta hipocresía!!

Política. Investidura (o no)

Patético todo. Desde el papel "institucional" del Rey (no hacer nada) a lo de Rajoy (montarlo todo para que si hay terceras elecciones sea en Navidad y poder culpar al PSOE) Convergència (o como se llamen ahora) acordando grupo propio, negando la negociación, quedándose sin él porque el PP les hace la pirula y sin poder ponerlos a parir porque habían negado el pacto previamente, Ciudadanos exigiendo unas medidas infranqueables que franquean sin problemas a los 5 minutos, etc 

Creo que deberían aprender del sistema de elección más rápido que existe: el del vaticano con su cónclave. 

Esa era la solución lógica. Nuestro amado Rey Felipe VI los convoca, los encierra en su palacete y de ahí no salen hasta que haya gobierno o terceras elecciones. Eso sí, hasta les daría de comer y les dejaría ir al lavabo a sus señorías. Que soy muy majo.

El burkini

Pufffff... Qué complicado!!. Ningún problema para que las mujeres vayan como les de la gana a la playa, en pelota picada o tapadas hasta las cejaas, incluido el burkini. Pero, las mujeres que llevan el burkini lo hacen libremente? Ni idea... 

Es de aquellas polémicas en las que las dos partes tienen su razón. Prohibirlos? No parece una solución del siglo XXI. 

Pero no os preocupéis, septiembre ya está aquí!!!








lunes, 15 de agosto de 2016

Malas madres: aprended de los hombres.

Hace unos días fui el cine a ver "Malas madres" con mis hijos y mi madre (que es de las buenas). Una comedia bien llevada sin más pero, como casi todo en esta vida, sirve para una reflexión. Aquí os regalo la mía: madres del mundo, aprended de los padres.



Como suele pasar en las comedias la película nos pone en los dos extremos: unas madres que intentan ser ideales contra unos desechos humanos que son los padres (estereotipo habitual en las pelis) que no saben ni cambiar un pañal (Dios, que difícil) 

Una madre extenuada se harta de intentar ser perfecta y tener una vida asquerosa: todo el día llegando tarde, agotada, poco valorada en su trabajo, por su marido, por sus hijos y por el resto de humanidad. Así que pasa a ser una "mala madre", que es lo que viene a ser una madre humana, levantando el pie del acelerador y aceptando que nadie, ni ella ni sus hijos (del marido no hablamos porque es para pegarle un tiro as usual) es un "10" continuo, y se enfrenta al grupo de madres superideales del cole que la marginan precisamente por aceptar su condición terrestre. 

La película tiene un trasfondo que es absolutamente cierto: la dificultad de las madres en ser "perfectas"siguiendo los cánones de nuestras abuelas, aún en vigor, y de ser a la vez mujeres del sigo XXI: grandes trabajadoras, fantásticas esposas y estando buenas hasta los 60 años como mínimo (eso requiere mucho gimnasio y un gran cirujano) 

El título del post es, evidentemente, una provocación. Pero es cierto. Aprended de nosotros los padres. 

A los hombres siempre se nos ha acusado de no saber educar a nuestros hijos por un solo motivo: no lo hacemos como las mujeres. Este mítico vídeo demuestra como somos. 



Vale, igual es una exageración. pero los hombres llevamos años, cientos o miles, relativizando sobre casi todo, y una de las cosas en la que lo hacemos es en como educar a los niños. A veces se nos va la mano y muchos llegan al pasotismo más indecente pero por eso he puesto "buenos padres"

Somos muchos los que dentro de la pareja nos hemos implicado al 50% en la crianza  y cada vez somos más los que pedimos tras el divorcio la custodia compartida (a algunos hasta nos la dan), así que los niños cada vez reciben más de nuestra forma de educar. Hemos mejorado mucho lo que hacían nuestros predecesores: le ponemos cariño, dedicación (creo que es donde más ha cambiado) y, muy importante, nos importa un pito que nos consideren padres perfectos.

Así que este es mi consejo que es el mismo que el de la película: relajaos. Los hombres seremos un puñetero desastre en muchas cosas pero igual sería hora de que empezarais a pensar si no llevamos un poco de razón en como enfocar la crianza, ya que somos expertos mundiales en relativizar, en tomarnos las cosas a cachondeo cuando lo merecen o cuando no tienen demasiada solución.

No estaría mal que, a la hora de educar, tuvierais más en cuenta el punto de vista masculino, más que nada como contrapunto al vuestro. 

Pasad de vuestros hijos un poco: ninguno se va a traumatizar porque lo dejéis llorar en la cuna un rato o porque no duerma con vosotros (siempre que leo artículos sobre el colecho pienso en como se levantan padres y madres por la mañana, si vale la pena ir reventado todo el día por un posible beneficio psicológico que nadie ha demostrado ni demostrará nunca).

Ningún niño ha muerto porque no lo duchen cada día, no os mirará mal si no le hacéis los deberes, que es peor que un suspenso, no hace falta que seáis las que lleváis la tarta más chula al concurso si no os gusta cocinar, no pasa nada si salís a cenar con vuestra pareja o encasquetáis (si, los padres-madres le llamamos así a dejar los hijos con alguien) a vuestros retoños con la abuela y os vais un fin de semana. No pasa nada si vuestro hijo de 3 años os pilla a medio polvo:  seguid teniendo sexo que seguro que no lo recuerda.

Nunca he conocido a nadie traumatizado por cualquiera de las chorradas anteriores. Lo que pasa factura a los niños en el futuro solo obedecen a dos motivos que viene a ser uno: "no se han sentido queridos" con su variante "no hemos estado allí cuando nos necesitaban".

El resto son absolutas memeces.

Así que queredlos como los queremos nosotros: pasando un poco de ellos (lo justo)

PD: hablo desde la ignorancia, como siempre...




miércoles, 10 de agosto de 2016

Día Mundial del Orgasmo Femenino

El 8 de agosto es el Día Mundial del Orgasmo Femenino (DMOF). Si el día de la madre lo inventó, según cuenta la leyenda, "El Corte Inglés", supongo que el DMOF será una idea de Durex-Play, de Amantis o de los productores/editores de "50 sombras de Grey". 


La idea de que haya un día del Orgasmo Femenino solo se explica, como todos los días que solo afectan a las mujeres, desde la reivindicación: el día de la mujer trabajadora, el día de la madre, el día de la novia celosa y el de día las novias zurdas y frígidas (que es el 28 de diciembre) son otros ejemplos.

Arimateio Dantas, concejal de Esperantinas (Brasil) es el inventor/promotor de tan magnífica idea que ya va por su décimo aniversario y a la que le auguro un ascenso imparable.

Entiendo, por tanto, que las mujeres consideran que tiene pocos y deficientes orgasmos y creen justo reclamar un mayor número de ellos para equipararse en cantidad y calidad a los orgasmos de los varones.


Igual no, porque estoy suponiendo mucho, y las mujeres tiene más y mejores orgasmos que nosotros y simplemente reclaman por reclamar, porque el 8 de agosto hay pocas noticias que el verano es lo que tiene y así evitan que el pueblo oiga una sola insinuación más sobre unas posibles terceras elecciones que provocaría convulsiones en masa. 

Axioma. Si hay un problema, hay un culpable: el hombre.

En esto los sexos somos muy diferentes porque nunca he oído hablar a un hombre de que "no llega al orgasmo con su mujer" y, si eso sucede, el hombre se autoculpabiliza por un nimio problema de erección. Somos muy autocríticos.  

Pero si una mujer no tiene un orgasmo el culpable es el "macho alfa" que en realidad es una "nenaza gamma". Nadie imagina a una mujer en la cama con un tío buenorro de esos de anuncio de la coca-cola sin tener un orgasmo, casi no hace falta ni que la toque, pero sí con su marido calvo y con barriguita. 

Los hombres tenemos más orgasmos que las mujeres porque somos más dados al autoamor. Empezamos desde nuestra más tierna infancia y ahí seguimos, practicando incansables toda nuestra vida, independientemente de que tengamos pareja o no. Siempre tenemos 5 minutos para el autoplacer.

No responsabilizamos a nadie de nuestro número de orgasmos anuales. Del número de polvos sí, pero de la cantidad de orgasmos no. Que no es lo mismo. Y sin aparatos raros ni tecnología punta aplicada a ese fin. 

Evidentemente, huelga decirlo, estoy a favor del orgasmo femenino. Soy fan. No, no, eso se queda corto. Soy muy fan. El único motivo de acostarse con una mujer es conseguir que tenga un número de orgasmos que tienda al infinito para otorgarle el mayor placer posible. El orgasmo masculino es como el valor en la legión: se supone. 

Todos sabemos que es más bonito dar que recibir pero tenemos una parte egocéntrica: queremos que nuestra actuación sea reconocida por la receptora de nuestras atenciones y ampliamente comentada en esos foros de debate sobre sexo en que se convierten las reuniones entre amigas. Tras una portentosa noche  nos imaginamos instalados en el podium (en mi caso, lo reconozco, en lo más alto del podium) de los hacedores de orgasmos que haya conocido la chica. 

Gracias a Dios las mujeres tienen la gentileza, en general, de alabar si es el caso y no de ser destructivas si la actuación ha sido entre normal y desastrosa. 

Pero la impericia masculina, que por lo que me cuentan es catedralicia (yo no, claro, que tengo estudios), no es ni de lejos ni el único factor ni el más importante.

Destacaría en el debe de la mujer y en la modalidad "orgasmo en pareja" la falta de ganas de la susodicha y la falta de indicaciones de si vamos por el camino correcto o en contradirección: cuidado con no convertir las indicaciones en una versión sexual de google maps que si recibimos mas de dos órdenes seguidas nos colgamos y hay que resetearnos, pero un sigue, sigue, no pares no pares se agradece. Un poco de colaboración no está mal porque, a  veces, da la sensación de que esa chica está ahí en la cama solo para conseguir no tener un orgasmo y que quedes mal.

Recordad que "knowledge is power". Dadnos información del camino a la perdición, poned de vuestra parte para ese final feliz.


Y, por encima de todo, si las mujeres tienen menos orgasmos, es por su culpa, porque son infinitamente menos dadas al autoamor que nosotros y eso que la tecnología que se ha puesto a su alcance en este aspecto es nivel NASA.

Por último quiero comentar algo sobre los falsos orgasmos.  No lo hagáis más que en situaciones desesperadas: su efecto boomerang es terrible porque si un hombre cree que ha hecho una cosa bien, con el efecto deseado, la repite. Así que o la chica perpetua el orgasmo fingido o nos desorientamos porque lo que funcionó bien (supuestamente) el martes, no funciona el miércoles...

Ya sé que en este momento esperáis la foto o el vídeo de Meg Ryan con la escenita de marra. Pues no pienso ponerlo, porque es un momento negro de la historia: desde ese día cualquier orgasmo, por magnífico y auténtico que sea es sospechoso de ser un orgasmo fingido: un terrible negocio para la raza femenina. 


Y para acabar unos minutos musicales: os dejo una canción sobre el tema de una de las personas que ha hecho más música a cara descubierta de temas sexuales: el mítico Prince

"Get off"


Por cierto, he sido incapaz de saber que significa "get off". 
Si alguien puede ayudarme agradecería aclaración y no me digáis "bájate" que es lo que pone cualquier traductor de tres al cuarto... 

jueves, 4 de agosto de 2016

El Señor Lobo.

La que han liado los padres de Lobo por querer ponerle ese magnífico nombre al chaval. 


Vivimos en un Estado sin corazón ni criterio que deja que un niño se llame Rigoberto, Eufrasio o Eustaquio pero se pone divino ante un Lobo o un Goku. Imperdonable. Sin embargo, nos ha de llenar de orgullo y satisfacción esta victoria de la libertad, de la razón y de la originalidad.

Señor Lobo. 

Los que llevamos años trabajando en hospitales hemos asistido despavoridos a las combinaciones más imaginativas de nombres y apellidos que habían pasado sin ningún tipo de problemas por el registro. 

Recuerdo una pared del despacho de médicos de Urgencias del Valle Hebtón que estaba repleto de nombres de pacientes increíbles rollo "Dolores Fuertes Barriga" y similares que nos hacían pensar que había mucho hijo no deseado por el mundo o mucho padre alcohólico. 

Y ahí el señor del registro estaba más callado que el monito del wats. 

Pero no es el caso: Lobo es un nombre casi tan chulo como Goku, Pokemon o incluso como Felipe Juan Froilán de todos los Santos. Y el del registro, ahora sí,  ha protestado. 

Posiblemente el 99% de la población cuando haya oído la polémica habrá pensado en ese bello animal que va en manadas e inmortalizó  Rodríguez de la Fuente pero yo no. 

El Sr Lobo es uno de los mitos del cine moderno, uno  de los magníficos secundarios de Pulp Fiction, con su mítica frase que no reproduciré pero que aquí os dejo...  


En cuestión de nombre en Sudamérica hace tiempo que nos adelantaron por la derecha con sus Usnavis y equivalentes pero espero  una reacción rápida por parte de este gran país que es España ahora que hemos abierto la Caja de Pandora porque si cuela un Lobo por qué no colará una Vaca, un Doberman o un Besugo, que, digo yo, todas son criaturas del señor. 

¿Quiénes somos nosotros para juzgar a unos padres? ¿Por qué un Lobo sí y un Tiranosaurius Rex  no? 

Ahí dejo esta profunda reflexión pero, sin duda, es un triunfo del PACMA.

Como el día iba rodado para los animalistas se apuntaron otra victoria con unos pases de la película "Mascotas" en las que los dueños pueden ir con sus ídems. 

Efectivamente es una gilipollez como un piano que solo se explica dentro de una estrategia de marketing pero como la estupidez es contagiosa imagino que, en breve, junto a las palomitas tendremos latas de Dog Chow, al lado de las coca-colas tazones de leche para los gatitos y, acompañando a elevadores para los niños unos palos para que se posen las Águilas Reales porque, siguiendo la misma analogía de el Lobo y la Vaca, si aceptamos perros en las películas quienes somos para excluir otras mascotas. 

En fin... el apocalipisis zombie se acerca a toda pastilla