Recíbelo por mail

domingo, 3 de julio de 2016

En contra de la democracia, al menos la española (parte I)

En una de las múltiples discusiones políticas que tengo con uno de mis mejores amigos, que para un espectador neutral son escenas de guerra, salió el tema de si la democracia es el mejor sistema político. Mi amigo dijo rotundamente que NO. Está en contra de la democracia. Defiende que una tecnocracia sería infinitamente mejor. Yo decidí aquel día callarme (raro, raro) y reflexionar. Con los resultados de las elecciones y la nueva victoria del PP un amigo también ponía en duda si era el mejor sistema


Y he aquí mis conclusiones.

Punto de partida: la democracia es un sistema pésimo. Y la democracia representativa, lo que tenemos en España, peor. 

Ya veremos si, a pesar  de todo, es el menos malo.


A favor


Me cuesta encontrar un motivo que no sea el de la igualdad. Que la mayoría decida, que  la opinión de cada persona valga lo mismo que la de los demás y que los intereses de todos los ciudadanos estén representados de forma equitativa.

Bonito, poético, justo, ético, entrañable. 

Pero...

No es verdad que "una persona, un voto" 

En el sistema electoral actual con la Ley d'Hont pero sobre todo al haber 52 circunscripciones, se benefician los partidos mayoritarios y ya no existe el "una persona un voto".

A Ciudadanos le ha costado 97.000 votos cada escaño y 57.000 al PP.
PACMA no tiene ningún parlamentario y, con los mismos votos, el PNV 5.
¿Acaso los 286.000 que votaron a PACMA son menos importantes que los que votaron a PNV?
¿Acaso los que votaron a Ciudadanos valen menos que los que votaron al PP?

Como todos sabéis porque se ha comentado hasta la nausea en las dos últimas elecciones con el fin del bipartidismo hay provincias "infladas" por su baja población para que las elecciones representen no solo a las personas si no tambbiém el territorio.

El voto de 5 barceloneses (o madrileños, que no va por ahí el tema) vale como el de un ciudadano de Guadalajara ya que se necesitan 5 veces más votos en Barcelona para conseguir un diputado.

Tiene su lógica porque si no las elecciones serían una suerte de Liga de Fútbol donde el 50% del interés sería el Barça-Madrid y el otro 50% las grandes capitales de Provincia.  Pero se les fue la mano con 52 circunscripciones.

O sea que ni eso: no es "una persona un voto". Empezamos bien.  

Si todo fuera eso pues casi casi que no pasaba nada, porque en el fondo el poder seguiría residiendo en el pueblo, siendo, eso sí, unos "más pueblo que otros".

Pero es que además no tenemos una democracia real en España. Hay un estado demofóbico en el que cuando alguien dice "referéndum" los políticos huelen a azufre y ven a Lucifer en cualquier esquina, porque todos sabemos que el pueblo es burro y que no conviene dejarlo votar como se ha visto (y han dicho) en Inglaterra con el Brexit.

Me parece fácil entender que una democracia participativa (con mayor papel del pueblo en todos los pasos de la democracia: toma de decisiones, ejecución y control) sería mucho más aceptable. 

Parece lógico reclamar que cuando se hagan elecciones generales se planteen otros temas que se puedan votar en la misma papeleta, a coste cero. El pueblo decide. 



Una excusa para no realizar referéndums es que  el nivel cultural medio en España es más bien bajo. Eso es cierto pero no creo que sirva como excusa para que no puedan decidir sobre temas como "Monarquía sí o no", "Toros sí o no" que no están en el programa electoral de la mayoría de los partidos y que responden más a una sensibilidad que a un raciocinio excesivamente complicado.

El votar al PP no quiere decir que estés a favor ni en contra de los toros. Se pregunta y ya está. ¿Alguien le ve un problema? Pues ni se plantea. 

Podemos, que sería el paradigma en España (se supone) de la Democracia Participativa no lo ha considerado una prioridad en esta "segunda vuelta" de las elecciones. Seguramente es lo que diferenciaba más a Podemos del resto de partidos, la sensación de que eran los únicos que podían devolver el poder al pueblo. Así que ni ellos lo deben considerar importante. Grave error.

Evidentemente ya de un referéndum de autodeterminación ni hablamos que nos entra la risa... estos catalanes!!!

En resumen: estado demofóbico y contrario a la Democracia Participativa. 




Pero no nos quedamos aquí, estamos en un país miserable y si no sale lo que nosotros queremos es que los contrarios son tontos o unos gilipollas.

Tenemos el ejemplo reciente con la victoria del PP y toda suerte de descalificaciones a sus votantes. Escandaloso. No me extiendo porque ya escribí un post sobre esto.

http://fercereto.blogspot.com.es/2015/12/ha-ganado-el-pp-mierda-de-pais.html



Pero si rascamos un poco tenemos otro ejemplo más cerca de casa, en Tortosa. El 68% de los votantes dijeron SÍ  a mantener un monumento "franquista" que es el Monumento de la Batalla del Ebro, levantado en 1966 por Franco.

La CUP, un partido asambleario hasta la nausea se opuso a llevarlo a referéndum y dice que "no lo aceptan". Curioso.

El PP, PSOE y similares no dejan hacer referéndums y la CUP sí, pero solo valen si sale lo que ellos quieren. Genial.

O sea, que cuando utilizamos (por fin!!) la Democracia Participativa, tampoco estamos contentos...

Esto es lo que tenemos en España, un simulacro de democracia en que los políticos todavía se congratulan de... la transición!!!!! Por Dios!!!! Que alguien les explique que han pasado 25 años de la transición de las narices!!!!

Pero no solo son los políticos. Nosotros tampoco aceptamos los conceptos básicos de la democracia: el respeto a lo que piensa el otro y a que la decisión la toma la mayoría y, si no estás de acuerdo, te fastidias.

En resumen y como habéis visto, se me ocurren varios motivos para defender la democracia (la participativa en especial), pero ni uno solo para defender "la democracia española". 


Dejo para un segundo post los argumentos en contra pero si esto son los que van a favor...



No hay comentarios:

Publicar un comentario