Recíbelo por mail

miércoles, 29 de junio de 2016

Las elecciones: a cada uno nos pone una cosa.

Ya tenemos otra maravillosa jornada electoral y unos resultados que se simplifican así: a cada uno le pone lo que le pone.


En España los votos de la izquierda y la derecha está cantados. No hay partidos de centro así que el trasvase de votos no existe. O voto a los míos o no voto. Y punto. 

Y los míos para la derecha son PP y Ciudadanos y para la izquierda PSOE y Podemos-IU. Y si alguien se cree de centro, pues depende de como se levanta ese día: si llueve, si ha ganado la selección... Pero pocos son capaces de hacer la travesía del desierto de PSOE a PP o similar. 

Sumas y restas de estos dos pares de formaciones y nos dan los mismos resultados escaño arriba escaño abajo respecto a diciembre. 

Los resultados de las elecciones solo dependen de la participación, de movilizar a los tuyos y de no movilizar a los otros. 



LA DERECHA ESPAÑOLA


Imaginemos que eres una mujer de derechas de 40 años: puedes elegir como pareja entre Rajoy (el de siempre) y Rivera (más mono, más joven) Como estás enfadado con Rajoy porque llevas 8 años de noviazgo y hace lo que quiere te vas con Rivera. Pero a  Rajoy aún le quieres: es de tu barrio, conoce a tus amigos y sabes cuales son sus defectos. 

Te giras y el muy oportunista de Rivera está ligando con una madurita como tú (Pedro Sánchez) porque le conviene más!!!  Pero si es rubia de bote y siempre había dicho que las odiaba!!!! O eso había dejado entrever... 

Pues nada, a la siguiente te vuelves con Rajoy que a la rubia de bote no la quieres ni de presidenta de la escalera. 

Eso es lo que ha pasado. Los enfadados de derechas han vuelto con Rajoy. Si Rivera se cree lo de la transversalidad es que es un iluso. Ha cabreado a su electorado (de derechas) por tontear con la izquierda (la de toda la vida además). 

Y Rajoy triunfa porque es el marido fiable, con sus millones de defectos, pero de la familia, no jurará nunca amor eterno a la rubia de bote aunque de vez en cuando te ponga los cuernos. Sabes que traerá la paga y el ABC a casa (o equivalente) que es lo que en el fondo te importa. Si es infiel o cualquier otro pecadillo ya mirarás hacia otro lado. 

Y disfruta como nadie diciendo ESPAÑA y ni pestañea cuando se pilla a su Ministro del Interior conspirando contra los malvados Independentistas. Mi hombre!!! 


LA IZQUIERDA ESPAÑOLA 


Ahora eres de izquierdas y también tienes a tu marido de toda la vida: Pedro Sánchez. Es mono pero te has dado cuenta de que es un ni-ni (ni pincha ni corta). En el trabajo le chulean hasta sus subalternos (Susana Díaz). No sabe debatir, no tiene respaldos en su propio partido, parece el delegado (tontainas) de la clase de COU. 

Y aparece uno más joven, que habla mejor, más fresco, más radical, que desprende más endorfinas. Hasta su sudor axilar te excita: el magnífico Pablo Iglesias. Y como estás en la crisis de los 40 y te pone, te vas con él. Una canita al aire. Te recuerda a tu juventud, cuando querías cambiar el mundo. ¡Qué discursos! Lo voto a ver que pasa. 

Pero se hacen unas elecciones y te parece que tu ni-ni (porque será un pelele, pero es tu pelele) no es presidente por su culpa y si se repiten elecciones igual vuelve la rancia derecha (por su culpa). Y se junta con gente muy rara,  entre anticuada y peligrosa, con los que ibas de joven pero te apartaste porque no te gustaban, porque te suenan a Rusia y KGB, a pobreza para todos. 

Y además ya no te parece tan fresco como hace 6 meses: ya le has reído los chistes, le has escuchado 3 veces esas anécdotas que ya no quedan tan guays. 

Y esa camisa de Mercadona con su mancha de sudor ya no te parece cool, te parece frikie. Así que o vuelves con el ni-ni o te quedas en casa y pasas de los dos: rollo un baño y una buena copa de vino. Y arreando.

El último minuto del debate de diciembre y del de junio de Pablo Iglesias marcan la frescura que ha perdido: de impresionante a normalito. 

Así que esta es mi reflexión de la jornada electoral: los nuevos han hecho buenos a los viejos. 


Rivera por no enterarse de que le votó en diciembre la derecha cabreada e intentar un pacto con la izquierda #tamuyloco 

Iglesias por irse con los comunistas, declararse socialdemócrata y no echar a los del PP cuando tuvo oportunidad hace 3 meses aunque fuera para hacer presidente a un ni-ni. Y porque todos envejecemos y perdemos frescura. 
#ahoraquelomirobienyanomegustatanto

De acuerdo: mi análisis es terriblemente superficial y no incluye que en este país nos pone que haya un ministro que haga lo que le sale de la boina, sea legal o no, o que haya un terrible hedor a corrupción en los dos partidos más votados. 

Posiblemente es que, como decía hace tiempo en un post, todos somos unos chorizos, no nos parece tan mal que ellos sean corruptos porque nosotros también defraudamos todo lo que podemos: es una simple cuestión de oportunidad, de dosis. 


Y, lo más importante, nadie confía en que los nuevos no sean igual de corruptos cuando lleguen o que cumplan unas promesas que suenan (siempre) a brindis al sol. 

viernes, 24 de junio de 2016

Brexit

Esta mañana Europa se despierta conmocionada por la noticia del Brexit, la antesala de que gane Donald Trump y tengamos un mundo más divertido en los próximos años. 


No pienso entrar en lo malo-malísimo que es la salida de UK de Europa. No sé lo suficiente de economía y los apocalípticos artículos que he leído me parecen, como casi todo lo que hay en la prensa, sesgados, al servicio de su idea, sin muchas ganas de ser didácticos. 



En el fondo lo que le va a pasar a Reino Unido es lo mismo que nos sucede cuando intentamos ligar con una chica: entramos en un terreno desconocido. Como diría Rajoy ni es bueno ni es malo ni todo lo contrario.  O sea es peor: al parecer la incertidumbre es más nociva que las malas noticias.

He leído por encima las noticias refritas de los días pasados en los que nos hablaban del fin del mundo tras el Brexit y no han conseguido inquietarme. Es más, el "As" me ha dado una buena noticia: Bale pasará a ser extracomunitario y el Madrid ya tiene 3, o sea igual tienen que traspasar a una figura mundial como Casemiro. Terrible. 

Esta mañana una amiga muy rara que tengo ha tenido la descortesía de saludarme por wats diciéndome "Brexit". Ni un "buenos días", ni ha tenido la gentileza de preguntarme si tenía las 4 extremidades y los dos ojos tras la verbena de ayer. "Brexit". Solo eso. 

Es increíble que la gente se preocupen de esas cosas. Igual tiene sus ahorros en libras esterlinas, 100 pisos en la Costa del Sol o es promotora de una ruta del botellón de Lloret. Jugándose toda una Eurocopa y teniendo la polémica del dedito de Piqué se preocupa por esta nimiedad. 

Mi contestación a su "Brexit" ha sido breve: "eso pasa por dejar votar a la gente" (ironía) que me temo que es lo que deben pensar los políticos españoles. Después me ha acusado de ser un "demócrata" como su abuela y porque nos separa la distancia que si no llegamos a las manos. Eso no me lo dice en la calle. 

No me molesto en remarcar que la situación en la que queda Reino Unido, la segunda economía de la zona euro, era lo peor que nos podía pasar a los catalanes si nos independizábamos, que quedáramos fuera de la Unión Europea (el mítico "y de Europa" de Rajoy) Hay unos tíos que están tan locos como nosotros y creen que no debe ser tan malo. Es más, creen que debe ser bueno y por eso se largan. 

Pero quiero enfatizar que en muy poco tiempo han votado dos veces por su futuro, por la independencia de Escocia y por el Brexit. Y la decisión no se basa en mayorías rara rollo 60/40 como se postulaba en Catalunya: con un 50.01% estás fuera y con un 49.99% estás dentro. Y sí, siempre hay diferencias entre los procesos, pero la básica es la demofobia del Estado Español. 

No imagino en Gran Bretaña un Ministro del Interior que conspira contra sus adversarios políticos y no solo no dimite si no que saca pecho, aunque igual es la distancia y el desconocimiento lo que me hace que me parezcan más guapos y más listos que nosotros. Pero diría que no. 


Más allá de las movidas económicas que vendrán envidio a Reino Unido  porque son una cosa que nosotros no somos ni seremos nunca me temo. UNA DEMOCRACIA. 




miércoles, 22 de junio de 2016

Los ex: las nuestras y los suyos.

El invento de los "ex" es algo reciente, de nuestra generación (la de los 60-70) y, como en todas las novedades, no tenemos referentes, nos podemos hacer un "corta y pega" de lo que hemos aprendido de nuestros mayores. Nadie nos ha transmitido la información de como actuar. Por suerte el Profesor Amor os dará unos consejos que nunca olvidaréis. 


Recuerdo una comida de San Esteban en que mi tío (una generación más) decía que le maravillaba como llevábamos el tema de los ex de nuestras parejas. 

Mi tío es de aquella generación en que se casaban con mujeres vírgenes (se suponía). A ellos no se les preguntaba porque si no lo eran tampoco pasaba nada, así que nunca se encontraron en la tesitura (ni la imaginaron) de encontrarse a un ex novio o ex amante de su querida esposa.

Esto ha cambiado de forma radical y ahora nos juntamos, en la mayoría de los casos, con personas que tienen un bagaje detrás, sean 1, 2, 5 ó 57 ex-parejas y tenemos que saber como actuar. Y no es fácil. Con sus ex y con las nuestras.

Como en casi todo lo que sucede en una relación, hay que aplicar el "no hagas lo que no te gustaría que te hicieran" Es la regla de oro de toda pareja, pero en este caso de forma especial.

"Mis ex"


Yo me llevo bien con mis ex. Muy bien. No con todas porque sin la excepción que confirma la regla la vida sería muy aburrida, pero si con la inmensa mayoría. El no tener pareja facilita las cosas pero cuando tengo novia no desaparezco del mapa, simplemente no me voy a cenar con ellas, quedo para un café. Al principio de mis relaciones intento dejarlo claro y, en general, no tengo más problemas. 

Mis ex son parte de mi pasado, un trozo muy valioso de mi vida y, en su inmensa mayoría, mujeres a las que sigo queriendo de una forma muy especial, hermosamente cercana a la amistad pero con ciertos recuerdos sentimentales y sexuales que les dan un plus difícil de definir hasta para un poeta como yo. No renuncio a esa preciada valiosa, ya no solo de mi pasado si no de mi presente. Todas y cada una de ellas forman parte de mi. 

Ayuda a tener este tipo de relaciones que estoy seguro de que no volvería a intentarlo con ninguna, (bueno, quizás con una) y creo que ninguna de ellas tendrá ganas de volver a pasar por esa espeluznante experiencia que es salir conmigo. Bueno, quizás una... Solo quizás.

"Sus ex"


La anterior era la primera parte, la fácil, como comportarte con tus ex si tu santa no ve peligros, fantasmas y posibles cuernos por todos lados. Si tu pareja tiene unos celos  XXL despídete de las ex o de la santa... o trabaja en la sombra con el peligro de que si te pillan tendrás que decir aquella manida frase de "cariño, esto no es lo que parece..." 


Lo complicado  es como soportar que tu amada, la niña de tus ojos, la razón por la que te levantas cada día, la luz que alumbra tu camino, se lleve bien con sus ex. Porque además sus ex son un asco: o son más guapos, o más ricos, o más simpáticos, o más cultos que tu. 

Aunque a veces puedes tener la alegría de que sean un desastre. Pero no es habitual. 

A mi no me pasa porque soy de una perfección abrumadora, pero todos y todas sabéis que los ex de vuestra pareja son superiores a vosotros en al menos un par de atributos. Y si no le encontráis ninguno es que os superan en......... (pausa dramática)..... la cama!!!!

Así que soportar que vuestra pareja hable de sus ex, en ocasiones con admiración (qué bien conducía!, qué fotos mas chulas me hacía!, cuánto sabía de música!!!) es difícil incluso para alguien con un ego desmesurado como el mío.

Y ahí está, escondido, acechando, ese defecto asqueroso que destroza relaciones y nos quita una buena parte de nuestro brillo para convertirnos de un plumazo de tíos imponentes a don nadies: la inseguridad disfrazada de celos. 

A mi me han acusado de celoso por tener ciertas suspicacias por lo bien que se llevaba una de mis parejas con su ex. Bueno, más que de celoso me acusaron de moro y de celotípico, incluso aunque su hermosa relación de "ex que se llevan bien" acabara con una petición de "vuelve conmigo y deja a ese tío (que era yo)". Pero es que se veía venir mi amor !!! Pero a día de  hoy sigue pensando que no llevaba razón y que era un celoso terrible... 


Por tanto es muy fácil: hemos de ser equilibristas sin red, intentando poner límites de forma coherente, comunicándolos a tu pareja de forma clara y concisa, con un toque de amor y cariño infinito para que sepa que ella es la primera, segunda y tercera en tu corazón si te vas a tomar algo con tu ex o para que intuya  que te sientes ligeramente incómodo, pero no celoso, eso nunca, si llama a su ex cuando estáis a media cena romántica con champagne (del caro), caviar y velitas, con Tom Waits cantando "Jersey Girl", vuestra canción favorita, mientras acaricia el piano, para explicarle  todos los detalles de tan bonito momento. Que el ex sea un experto mundial en Tom Waits me parece irrelevante.








domingo, 19 de junio de 2016

La dramatización de la normalidad. ¿Héroes?

"Todos somos héroes". "Las enfermeras somos ángeles". "Los médicos no dormimos durante 24 horas para salvar su vida". "Haría cualquier cosa por mis hijos". A esto le llamo yo "dramatizar la normalidad".


No sé si este autobombo está provocado por el efecto "red social" que hace que  todos queramos parecer súper interesantes o porque consideramos que nuestro papel en el mundo está tan devaluado que necesitamos darnos una buena sesión de auto-propaganda. Y para eso nada mejor que una dosis de "drama"

Medicina

Soy médico y sí, he hecho muchas guardias de 24 horas (ahora no que ya tengo una edad) y nunca se me pasó por la cabeza que los pacientes tenían que venerarme por eso. No voy por ahí diciéndole a los familiares  frases como "le he salvado la vida a su marido" o "llevo toda la noche sin dormir"


Evidentemente "salvar vidas" es algo inherente a mi profesión, es más, es mi profesión, alargar vidas y aumentar su calidad. Menuda noticia. No creo que tenga que publicarlo en "La Vanguardia". No soy un héroe por no dormir una noche o por saber que antibiótico le tengo que poner a una meningitis y así "salvarle la vida". Igual que no tengo que besarle los pies a un piloto por no estrellar el avión que me lleva a Venecia de vacaciones con mis hijos. 

Recuerdo un post de facebook de una amiga que puso algo así como "destrozada, tercera guardia de la semana". La contestación de otro amigo, demoledora: "haber sido peluquera".

A hacer guardias, a atender a tus pacientes lo mejor posible (humana y profesionalmente) se le llama cumplir con tu deber, que en nuestro caso es "salvar vidas". Sin más. Nada heroico.

Sé que hay médicos que van "de ese palo", pero que queréis que os diga, me parece lamentable.

Y sí, las guardias y nuestra profesión en general están mal pagadas, pero eso se tiene que arreglar de forma sindical y no poniendo chorraditas en el face o exigiendo a los pacientes una condición de héroes que no somos. 

Enfermería.

Por poner otro ejemplo que conozco muy bien. Pasa lo mismo que con los médicos, quizás de forma más exagerada  al tener todavía menos reconocimiento social (y sueldo). Esas frases de "somos ángeles siempre", "una sonrisa eterna para nuestros pacientes", "casarse con una enfermera es lo mejor del mundo por..." nos inunda en las redes sociales.


No entro en que lo que venden no es la realidad: "siempre con una sonrisa en la boca". ¿En serio? Que quede claro que si fuera enfermera tampoco estaría eternamente de buen humor porque tratar con los diferentes tipos de personas, y ellas tratan mucho más tiempo que nosotros, es más que complicado y, a veces, con ser educado uno está cumpliendo de sobras. Pero que no nos vendan motos. 


Pero además. es que atender a los pacientes de forma profesional, ser educado y agradable siempre que les sea posible no es una heroicidad, es su trabajo. Ni ángeles ni heroínas. Profesionales. Sin más. Lo mismo que a mi amiga de las tres guardias. Haber sido peluqueras. 

Qué buen padre, qué gran madre!!!

Hace unos 9 años me divorcié, desde entonces tengo la custodia compartida y he hecho con mis hijos lo mismo que hubiera hecho con ellos si hubiera seguido casado: los he querido, les he leído cuentos, me he levantado por la noche a ver cuando tenían fiebre, he renunciado a muchas cosas porque ellos eran la prioridad y he tenido fines de semana que parecía un taxi más que un padre. Hoy por ejemplo.

Lo que todos los que tengáis hijos conocéis, nada extraño aunque muy sacrificado. He cumplido con mi deber que para eso los he tenido. Pero a veces me decían "qué buen padre" con gestos de admiración por cumplir simplemente con mi deber. No soy ningún héroe por haber tirado adelante en mis semanas alternas con dos niños de 6 y 3 años (ahora ya son unos viejecillos y necesitan básicamente amor y pasta) Todo muy a gusto, que nadie me llame héroe por eso. 

En las redes también hay una "heroicificación" (palabro inventado) espectacular de la maternidad. Parece que antes de la actual generación no habían habido madres o lo tenían mucho más fácil. ¿Hay que hacer un monumento a todas las madres del mundo por hacer de eso, de madres?. Pues no.


Cesárea y efectos secundarios relacionados con el parto. 

Vamos con la cesárea. Parece que una cesárea es equivalente a que te hayan cortado las dos piernas. Terrible. Y se cuelgan en la red comentarios como si el niño lo tuviera que agradecer de forma infinita: su madre tiene una "terrible cicatriz" por su culpa.

Es un ejemplo de lo maravillosa que son las madres que se dejan "rajar" por sus hijos. Cuánto falso dramatismo.

El embarazo lleva unas cosas maravillosas como llevar un hijo dentro y sentirlo ahí, el nacimiento del niño y otras no tan positivas como los cambios corporales, el parto que puede incluir una cesárea o una episiotomía y la depresión post-parto. Nada que no supiéramos cuando nos pusimos en el negocio. Nuestras abuelas igual sí que eran heroínas porque la mortalidad materna no era ninguna broma. Pero ahora... ¿tenemos que dramatizar la cicatriz de la cesárea? ¿No tenemos suficiente con nuestro hijo?. ¿Qué te hagan una cesárea es un heroicidad? Y sí, soy hombre lo que ya sé que me inutiliza para hablar de estas cosas según la corriente actual. Presento mis disculpas.

Espero para ya un post hablando de que las colecistectomizadas son "fuertes", "unas valientes", "las mejores". Y eso que a ellas tras la cirugía les sale una vesícula asquerosa llena de piedrecitas y no un niño precioso (o feucho, que para el caso es lo mismo)


Y como estos cuatro ejemplos podemos poner 100.000: la policía, los bomberos, los abuelos que hacen de canguros de sus nietos, las personas que trabajan 12 horas para sacar adelante a su familia. La inmensa mayoría o cuidan a los suyos o tienen un trabajo de cara al público, con más o menos riesgos, con más o menos sacrificio. Nada que no se haya venido haciendo desde hace 4000 años al menos, pero ellos no tenían el facebook y similar para darse bombo.

Cuando un superlativo se aplica a la inmensa mayoría de la población pierde su condición.


¿Héroes? Pocos. Los voluntarios que van a dar una parte de su vida o sus vacaciones para una buena causa (sea refugiados o la pobreza en África) pero el resto solo cumplimos con nuestro deber. 


martes, 14 de junio de 2016

Los falsos padres

El País nos sorprendía hace unos días con la noticia de que los "falsos padres" SÓLO son del 1%. Sólo????? Dios!!!

El "sólo" (hoy con acento) viene dado porque, en una especie de leyenda urbana, se consideraba este porcentaje muuucho mayor, que los falsos padres eran de algo así como del 5%.

Pues no queridos amigos, podemos estar tranquilos, al parecer esa posibilidad es "sólo" del 1%

Para que nos hagamos una idea, cuando llenamos el Camp Nou hasta la bandera, 100.00 personas, pongamos unos 70.000 hombres, 45.000 con hijos, hay 450 que luego arroparán a un hijo que no es el suyo. "Sólo". Una nimiedad.

Porque, vamos a hablar claro, ellos (los hombres) se lo habrán buscado y, como al que le hacen una putada es al hombre, lo miraremos con una sonrisilla (jijiji), en especial los otros hombres (jajajaaj), porque está claro que estás cosas les suceden a los otros. Cuando pase diremos "¡¡¡ahí va el cornudo!!!" con un vaso de vino o una cervecita en la mano. Escarnio y maldecir, que decían los clásicos.

Este tema se enfoca siempre desde la sonrisa, desde el chascarrillo, desde el cachondeo. Es más, cuando empecé a hacer el post pensé, vengaaaaa, un post para echar unas risas, que parece que estoy siempre cabreado!!!

Pero entre que lo empecé después de los cuartos de la Champions (la del Barça, claro) y que me dio por buscar la legislación, se me han pasado las ganas de broma. 

Pensaba que algún hombre, iluso de mí, había denunciado a su santa (que al parecer no lo era tanto) porque le había encasquetado un hijo ajeno.

Nos vamos a poner en un caso "tipo": tienes un hijo y a los 10 años del pipiolo alguien te chiva que no eres su padre genético. 

Es una putada, no hace falta que me explaye demasiado. 

Antes de decir tonterías, nos tenemos que poner en la piel del engañado. No ha sido burlado en una tontería, lo han timado posiblemente en lo más importante del "mundo mundial". La paternidad. 

Sé que en un mundo ideal uno recibiría la noticia sin parpadear, que si has querido a tu hijo tanto tiempo nada te va a impedir seguir haciéndolo del mismo modo y con la misma intensidad, que no lo amarás menos por un par de genes un pelo diferentes. Hay muchos niños que vienen de una donante de óvulos o uno de esperma, o ambos, y se les quiere igual.Que sí que sí....  Bla, bla, bla... 

Así pues, ¿qué diferencia hay con un niño adoptado que tampoco tienen ninguna ligazón genética contigo?

El engaño. El engaño de la que creías que era la madre tu hijo y que ha resultado que era la madre del hijo de otro, el engaño de tu ex (entiendo que la noticia conlleva un divorcio de forma automática) ya que el que pensabas que era sangre de tu sangre no lo es. La sensación de que toda tu vida es una mentira, la inseguridad de no saber si otro pilar de tu vida se va a venir abajo cual castillo de naipes. Nada más y nada menos. 

Los que crean que es un asunto menor, como diría Rajoy, no hace falta que sigan con el post. 

Pero estas cosas pasan y ahí está la justicia para resolver esta estafa (timo, engaño con afán de lucro), porque esto es una estafa en toda regla.


Pues no, queridos niños y niñas, amigos y amigas, pequeñuelos y pequeñuelas,  la justicia mira hacia otro lado de forma escandalosa.


En resumen, para los que no quieran leerlo, la "no santa" se va de rositas.

Si te enteras de que no eres el padre tienes 90 días para denunciarlo y conseguir, DNA mediante, demostrar tu "no paternidad". El juez quieta tu nombre como padre del registro y aquí queda todo. Arreglado el asunto. Miel sobre hojuelas. Todos tan contentos. Viva la Pepa. 

¿A nadie se le ha ocurrido poner una demanda de aquellas que hacen época contra su ex por daños y perjuicios? 

Hoy en día en que se demanda por cualquier insulto, en que acaban en los juzgados chistes de mal gusto, rumores malintecionados, titiriteros que traspasan una imaginaria raya que trazan los que mandan, no deja de ser curioso que no se haya puesto ni una sola demanda contra la mentirosa, la estafadora que te hizo creer que el hijo era tuyo. 


Si uno hace cálculos del dinero que uno ha gastado en un niño de 10 años le sale una pasta. Mucha. Que vaya sacando el talonario la mamá... 

Pero además del gasto entraremos en ese concepto que se conoce como "daño moral", que en este caso es enorme, descomunal, de millón de euros. 

Estoy seguro que hace 30 años, desde la percepción machista  de que "a la mujer había que protegerla" hubiera sido imposible poner en marcha una ley así, más teniendo en cuenta que eran raras las mujeres económicamente independientes.  Como siempre se prima el bienestar del menor y el bebé necesitaba "un padre y una madre" para ser una persona de bien la idea debía ser que mejor padre engañado que niño "huérfano". 

Pero esto ya ha pasado a la historia, las mujeres deben responder ante la ley igual que todos ya que somos iguales y las familias monoparentales están no solo bien vistas si no que tienen hasta un trato fiscal favorable, por lo que no veo problema en que se las persiga por ley.

El problema es que si es verdad ese 1% igual bloqueamos los juzgados.

Seguramente los hombres tenemos tan interiorizado que "estas cosas" pasan y que la vergüenza es tan grande que ni se nos ha pasado por la cabeza movilizarnos en este tema, como pasa cuando un hombre recibe malos tratos por parte de una mujer. La humillación lo tapa todo.

De los políticos no espero nada porque, vete a saber por qué, esta iniciativa les costaría muchos votos. Parecería que va "contra las mujeres" Este país es así de corto y tiene una prensa que no se va a inmiscuir, les da palo, han tirado la toalla en lo que respecta a mejorar la sociedad. Es mejor hablar de los tuits de Pablo Iglesias o de cualquier noticia repetida un millón de veces.  

Así que si alguien ha pasado por este trance le animo a denunciar a la madre judicialmente y pedir daños y perjuicios. Para pagar a los abogados puede montar un crowfunding y crear jurisprudencia.


Le aseguro que tiene mi donación.



viernes, 10 de junio de 2016

Como ligar. Como fichar a un 9.

En la vida el 90% de lo que nos pasa se puede explicar con alguna referencia al fútbol porque es un deporte que es una metáfora de la vida.  Si quieres ligar con una chica, imita lo que hacen los clubs de fútbol cuando quieren fichar un 9.


Este magnífico vídeo nos demuestra que la vida es fútbol. No os lo perdáis. Genial.



No sé si mi post de hoy es una comparación, una metáfora o una alegoría pero ahí va.

Premisa: ligar con una chica es como fichar a un 9 (delantero centro en la prehistoria) 

El Madrid quiere fichar este verano a Lewandowsky. Y dicen que solo lo quieren fichar a él. Hay unos 300 delanteros centros jugando por estos mundos de Dios, 20 de ellos de muy buen nivel. 

Pero no, ellos quieren a Lewandowsky. Lo explican en la prensa, se lo dicen a su afición, al propio jugador y, evidentemente, se entera todo el mundo,  hasta el club que lo tiene en propiedad.


Pongo de ejemplo al Madrid porque en el Barça no tenemos ni un duro y quedaría poco creíble. 

Pueden pasar dos cosas:

1) El club y el jugador se aprovechan de que estás caladito por sus huesos y se suben a la parra. El Bayern te pide 100 millones de euros y el jugador un sueldazo de 15 millones anuales. Lo fichas pero te arrruinas. Mal negocio. 

2) No llegas a un acuerdo y te encuentras a 15 días de empezar la liga sin delantero centro y buscando entre esos jugadores que no te llamaban la atención. O te quedas sin o te quedas con uno que no te gusta porque los otros 9 buenos ya están pillados.

Así que si quieres ficharlo a un precio asequible y no correr el riesgo  de quedarte colgado hay que tener en la recámara a Diego Costa, Messi, el Kun Agüero o Oubameyang. Messi es el farol pero también hay que dejar caer que podría estar interesado. Lo filtras a la prensa amiga y luego lo niegas. Marearlo es parte de la negociación. 



Con las chicas es igual. 

Con los chicos no lo sé, solo hablo de lo que conozco, y el Profesor Amor solo ha buceado en los mares de la caza femenina. 

Te gusta una chica (nuestro Lewandosky) Es la número 1 de la lista (sí, hay lista, si no ya has metido la pata)  y se lo demuestras de la forma clásicas: miraditas, watsapps, llamadas, cenas... 

La elegida. Esta es nuestra primera opción para 9. 
Y ella se siente deseada. Todo va bien. Pero cuidado, existe el riesgo de que "se venga arriba" y te empiece a mirar como una pieza de poco valor, un simple siervo a su servicio. 

Nuestra primera opción debe saber que es la primera pero... debe intuir que no es la única!!! 

Que si no está por la labor (tarda en decidirse, le hace ojitos a otro chico-equipo, está a punto de renovar con su anterior club-novio) puede perderte como club (perdón, como novio) 

Ahí está el secreto, que siempre vislumbre que puede perder el traspaso (perdón, relación) si se pone divina. 

Nuestra segunda opción.
No está mal... 
Siempre que hables (negocies) con ella debes negar que estás conectado (negociando) con otras pero tiene que estar mosca. Repito: intuir pero no saber. Que sufra un poco. 

Si te dice que no quiere cenar contigo que piense que existe una posibilidad real de que te vayas a cenar con otra. Vital. 

Todo son ventajas: irte a cenar con otras o simplemente chatear y ver que la cartera de relaciones no se acaba en la primera opción  relaja, rollo café con leche en Plaza Real. No hay nada más horroroso para ligar que un tío desesperado y eso se nota, así que manejar diferentes posibilidades te da una sensación de control del mercado y una seguridad en ti mismo muy sexy. 


Si tienes una amiga nivel top model (el equivalente a Messi), no dudes en invitarla a una cerveza a la que veas a tu 9 favorito despistado. Esa es una mano ganadora. Si puedes colgar una foto en las redes sociales (el equivalente a filtrar otro posible fichaje en la prensa) en la que se os vea juntos (importante, en una pose de superamigos para que puedas afirmar sin dudarlo que fue una inocente cerveza pero que ella es tu preferida) mejor que mejor. 

Una amiga así es una garantía de éxito. 
Así que en las pre-relaciones con una chica hay que tener muy claro el concepto de que no se pueden meter todos los huevos en el mismo cesto. Tened siempre un plan A, plan B y plan C. 

Supongo que todo lo que os he explicado, sobre todo a las chicas, os parecerá basura (bullshit) pero no os equivoquéis. El Profesor Amor es todo romanticismo y, en el fondo, todo es una táctica para aumentar las posibilidades de acabar en los brazos de su amada, rodeados de velas, recitándole poesías, susurrándole canciones de amor y durmiendo en sus brazos después de hacer el amor de forma tántrica y holística, sin dejar de mirarse a los ojos. 






martes, 7 de junio de 2016

Carta abierta a Évole. La otra cara de la violencia de género. ¿Te atreves?

Apreciado Évole: Hace mucho tiempo que te has convertido ya no en un periodista si no en el auténtico Robin Hood de los pobres de toda España.


Eres el azote de los ricos, de los políticos, de los corruptos, de los maltratadores, eres el más irreverente de todos los irreverentes, de los 47 millones de españoles, el que no le tiene miedo a nada.


Pero además de todas estas virtudes que te adornan tienes otra vital para mi petición: no eres sospechoso de ser un machista, de ser un misógino, de ser un defensor de los maltratadores.

Así que me pareces la persona ideal y me atrevo a pedirte lo siguiente (y perdona el tuteo). 

¿Por qué no haces un programa de la violencia de género desde el lado que nunca se ve, desde ese lado invisible, que aunque sea menos numeroso y menos grave, existe? Me refiero al maltrato a los hombres. 



¿Por qué no me sacas de mi confusión y me dices por qué si desde 2009 hay 657.000 denuncias de violencia de género solo se investigan 120 como denuncia falsa y solo se condenan 33?  

¿Por qué no me explicas por qué si en 2014 hay 126.742 denuncias por violencia de género y solo hay 28.365 condenas no se investiga a prácticamente nadie para ver si la denuncia era falsa? Porque hay 98.337 denuncias que no han acabado en condena y no se habrán investigado como denuncia falsa ni 40. ¿Cómo es que solo se investiga como denuncia falsa un 1/10.000 de las denuncias por violencia de género que no prosperan? 

¿Por qué no me explicas por qué cuando hay una condena por falsedad en "violencia de género" la pena es tan "elevada" como 1.200 euros por daños morales cuando, si hubiera prosperado, podía haber llevado a la cárcel al hombre? ¿Te parece eso justo?

¿Por qué no me sacas de mi estupefacción sobre el trato que dispensa la prensa a cualquier tema en el que se junten las palabras "violencia de género" y "mujer" condenando al hombre de antemano y dejándolo sin la presunción de inocencia?

¿Por qué las asociaciones feministas no exigen perseguir hasta sus últimas consecuencias las denuncias falsas dado que eso resta credibilidad a las denuncias auténticas? ¿Defienden también a las delincuentes que las presentan? 

¿Estás de acuerdo en esta especie de pensamiento único en el tema del maltrato con el linchamiento a cualquiera que dude de las versiones oficiales, considere que al maltrato al hombre o a la mujer debería ser tratad o igual o lea de forma mínimanente crítica las estadísticas? 

¿Por qué las sentencias de divorcio son tan trágicamente machistas en el sentido de que consideran la mujer es un ser débil al  que hay que defender, creando de facto dos tipos de ciudadanos, unos de primera, las mujeres y otros de segunda, los hombres?  

¿Por qué en caso de que no haya "respeto muto" en un divorcio la custodia no puede ser compartida y pasa a la madre? ¿Es eso igualdad de género?

¿Por qué no se habla NUNCA del maltrato psicológico que sufren muchos hombres por parte de sus parejas con algunos roles que parecen exclusivos de hombres y no lo son (posesión, dominio, exclusividad.)?


¿Por qué nadie ha llevado a Estrasburgo todas esas leyes absolutamente anticonstitucionales en las que se discrimina a los hombres por razón de sexo? Ya sabes: tu me pegas un puñetazo y tiene una consideración (porque eres mujer), yo te lo devuelvo y es castigada el triple (porque soy hombre)  Ya sabes: en caso de divorcio tu tienes que demostrar que eres buen padre, ella no tiene que demostrar que es buena madre. Lo es y punto.

Puedes afirmar  que no hay violencia contra los hombres por parte de las mujeres pero sabes que es mentira: es verdad que la violencia física es residual si lo comparamos con la que sufren las mujeres pero en la violencia psicológica no andaríamos desequilibrados.

¿Por qué no hablamos de una violencia de género básicamente femenina que se basa en no respetar los regímenes de visitas, en hacer mobbing parental para vengarse de su ex, en dejar a muchos hombre literalmente en la calle porque los jueces priorizan el bienestar de la mujer y de los niños?

Si crees que son temas inventados o que no vas a tener casuística no te preocupes que yo te ayudo a buscarlos. Los conozco de primerísima mano.

¿No sería más  fácil e igualitario llamarlo violencia de género llamarlo violencia doméstica y que no se tolerara en ninguno de los dos sentidos?


He leído que "tu jefe" ha rechazado realizar este programa (ver link). Espero que no sea cierto porque entonces no serías ese periodista incisivo y valiente del que todos hablan si no un oportunista que busca el aplauso fácil de las masas, lo políticamente correcto entre la audiencia, metiéndose con los poderosos. 




PD dedicada para l@s que no dan para más: este post no justifica de ninguna de las maneras y en ninguna de sus formas la violencia de género entendida como violencia contra las mujeres. Simplemente somos muchos los hombres que pedimos igualdad y que se nos defienda igual que se nos juzga. Llamadnos raros. 





domingo, 5 de junio de 2016

Mírame a los ojos: la comunicación médico-paciente

En un artículo del ARA de hace unos días Carles Capdevila nos dejaba como titular "los médicos no nos miran a los ojos cuando nos explican lo que tenemos". "Preferimos" mirar al ordenador y no estar manteniendo el contacto visual y eso afecta la relación médico-paciente. Gran verdad... a medias. 


Esto es el mundo del twitter, del periodismo del titular y, desgraciadamente, ahí se queda:  hago un diagnóstico superficial de un problema pero paso de profundizar. Me da palo. Suelto alguna obviedad (solo miran a la pantalla) y dejo caer lo de siempre: necesitamos médicos más empáticos, humanistas y con visión holística. Hemos de mejorar la comunicación médico-paciente. 

Qué bonitas palabras. A mí holístico hasta me excita, me imagino a una mujer desnudándose lentamente ante mí y diciendo: "hazme el amor de forma holística". Guau. 

Cierto es que el bueno de Carles no acusa a nadie, diría que su artículo tiene más de melancolía que de queja, pero hay que buscar por qué los médicos "somos así". 

Lo fácil es pensar que somos menos humanos que antes, que la relación médico-paciente no es lo que era por nuestra culpa, pero es mucho más complejo: no es, simplemente, que no queramos mirar a los ojos a nuestros pacientes

La sociedad tiene la medicina, de la que los médicos somos una parte, que se merece. Ni más ni menos. Y las instituciones, los pacientes y las asociaciones de pacientes son la sociedad y han ayudado a llevarnos hasta este punto. 

¿Los médicos miramos mucho a la pantalla del ordenador y poco a los ojos? Sí. 

Podemos dividir el problema en cuatro partes: 

1- La informatización del mundo hospitalario. La historia clínica.


Pongamos un ejemplo

Año 2001: entra un paciente en mi consulta, lo saludo y se sienta al otro lado de la mesa. Entre nosotros hay un boli y unos papeles que son la historia clínica. El habla y yo apunto (poco), escribiendo en la hoja que está entre los dos. La comunicación verbal y no verbal es fácil: médico, historia clínica (hoja de papel) y paciente están en el mismo eje visual. Ayuda a la comunicación médico-paciente. 

Años 2016:  El paciente entra en el despacho. Lo saludas y tienes que acceder a la historia clínica informatizada. Con suerte solo te equivocas dos veces de password para entrar. La pantalla del ordenador está a tu derecha así que tu mirada ya no va hacia el paciente, va hacia la derecha. Repasas sus antecedentes, sus analíticas, sus pruebas de imagen, todo ello mirando hacia el ordenador (antes eran papeles que quedaban entre los dos) Mientras te habla tienes que apuntar (teclado) en la historia. A día de hoy somos pocos los que podemos escribir sin mirar (en mi caso a costa de múltpiles erratsas como etsas)

Así que hay que elegir y escribir en la historia es obligado porque la creciente judicialización de la medicina y una corriente excesivamente autoproteccionista de los médicos, sobre todo de los más jóvenes, hace que haya que apuntarlo todo (o mucho) 

Por tanto 1-0 a favor de mirar a "la pantallita" pero la culpa es, básicamente del rumbo que ha cogido la sociedad y, por tanto, la medicina. 

2- La sobrecarga de trabajo. 


Una vez ya hemos hecho todo la historia "informática" es verdad que podríamos mirar a los ojos del paciente el rato que hiciera falta. Pero el trabajo está hecho y si tienes que ver a 3, 5 ó 10 pacientes más y, como casi siempre, vas con retraso, es un adorno que no puedes permitirte. Quedaría bonito, precioso, pero esto es el mundo real y tienes que "anar per feina"

Yo trabajo en la privada y las cosas no están tan mal, tenemos algún minuto más para hablar con los pacientes, pero en la pública estos alardes no son posibles.  

3- La falta de preparación a nivel psicológico.


Nadie nos ha  enseñado absolutamente nada del tema. Al menos a mí. Ni en la carrera, ni durante la residencia. Aprendes a tratar a los pacientes como los has visto tratar a "tus mayores", por ósmosis. Tus residentes "grandes" y tus adjuntos actúan de una forma con los pacientes, y tú, en ese periodo de formación, tienes tendencia a imitarlos.

Evidentemente está tu "tú" como individuo que hace que  te relaciones de una forma determinada con las personas de tu entorno: eres más o menos simpático en general, te comportas mejor o peor con tus padres, con tus abuelos, con los vecinos. Es una cuestión de humanidad que no se aprende ni en la facultad ni en la residencia. Se enseña mucho antes, en edad escolar: en casa y en el colegio.

He buscado fotos en google de "relación médico-paciente" y son muy flanders, muy cursis y yo, en general, soy anti-cursi. Representan a la mayoría de los pacientes no al otro lado de la mesa si no en un lado, prácticamente tocándose con el  médico. Muchos pacientes y  la mayoría de médicos nos sentiríamos incómodos si no se respetase nuestro espacio personal, pasando de la zona personal (la aceptada en las relaciones sociales) a la íntima que es lo que proponen las fotos.

En todas los médicos (mujeres y hombres) son guapos y los pacientes tienen cara de tener una gran salud y de ser unas buenas personas.

En muchas fotos parecen mas dos amigotes que están tomándose una cerveza o una pareja ligando. No sé que pensarían mis pacientes (ellas) si pusiera estas caras, pero igual alguna no estaba muy cómoda...

4- El hastío de discutir y el burn out syndrome. 


Los médicos nos cansamos de negociarlo todo, de discutir, de llegar a acuerdos. La medicina y la relación médico-paciente ha avanzado de forma extraordinaria en los últimos 20 años, pero se nos ha ido la mano con tanto buenismo y tanto servilismo con los pacientes.

Añadamos un sueldo no acorde con la dedicación y la responsabilidad (un sueldo que se ha reducido en la pública de forma escandalosa y que ni un solo paciente o asociación de pacientes han entendido como un problema suyo) y tenemos un burn out en toda regla.

El cansancio de tener que dar explicaciones (nótese la diferencia con "explicar", aquí conlleva una gran carga de tener que justificar tus decisiones), de que haya una opinión de una vecina o de una página de internet que se ponga a tu mismo nivel de veracidad e iniciar una mini-batalla detrás de otra por cualquier nimiedad cansa. Mucho.


¿Discutiríamos con un piloto de avión, con el mecánico del coche o con los arquitectos de nuestro piso? No. Pero aquí sí. Ya se sabe que todo español lleva dentro un seleccionador nacional y un médico: todos sabemos de fútbol y de medicina.

Queremos que sea una relación médico-paciente de igual a igual y por definición no puede serlo. No lo es ni lo será. El paciente es el importante pero nosotros somos los que sabemos de medicina. Las decisiones se deben hablar y hasta consensuar, pero hay que poner límites, como se ha puesto de moda decir, líneas rojas. Y evidentemente no es lo mismo explicar un tratamiento con quimioterapia para un cáncer que el tratamiento del colesterol elevado: en lo primero el tiempo que haga falta, en lo segundo, el tiempo justo.


Así que "estimat Carles", igual no miramos a los ojos a nuestros pacientes: porque no nos han educado para hacerlo, porque tenemos poco tiempo, porque tenemos un ordenador que se ha convertido en el amo por temas legales, porque muchos no miran a los ojos ni a su pareja, porque es una profesión a la que la crisis ha azotado hasta convertirla en una de las que tiene mayor "burn out syndrome" y porque, cuando miramos a nuestros pacientes a veces vemos fe y esperanza pero en otras desconfianza y exigencias fuera de toda lógica. Por todo eso. 


Si la sociedad quiere otra cosa que luche por cambiarlo intentando revertir todo lo referido previamente. Me parece difícil cuando a los pacientes ya no se les llama por el nombre si no por un número en la sala de espera, como si fuera una carnicería, por ese monstruo que todo lo devora que es la confidencialidad de datos. La dirección hacia la deshumanización no la hemos marcado los médicos, que conste, ha sido la sociedad.




miércoles, 1 de junio de 2016

RIP Harambe: los animalistas y el sentido común

Hay veces que uno tiene que leer los artículos de opinión dos veces para convencerse de que están hablando en serio. Las tonterías que se escriben en el caso de la muerte del gorila Harambe del Zoo de Cincinatti son un claro ejemplo.



Si entras en la noticia de "El País" la pestaña que me sale en google pone "gorila asesinado": la RAE define el asesinato como la acción de matar a una persona. Primer paso hacia el sensacionalismo. 


El mensaje del post creo que es bastante evidente, pero para opinar mirad primero el video. 



Me sabe muy mal por el gorila Harambe pero hay que estar muy ciego o ser muy necio para pensar que el niño no corría peligro. Voluntaria o involuntariamente el gorila lo podía haber matado con suma facilidad así que los responsables del  zoo tomaron la decisión correcta: priorizar al humano sobre el animal y matarlo. Los dardos tranquilizantes no son instantáneos y podían haber enfurecido al animal con peores resultados. No option!!!


En un país en el que matamos toros (6 toros 6) en cada corrida, semana si semana no, me parece un caso anecdótico, una desgracia como las que pasan a diario en las carreteras  o en los hospitales   del mundo. Lo de cargarle el muerto a la madre, de una mala leche espectacular. 

Si fuera el hijo de los animalistas que se están poniendo las manos en la cabeza, ¿esperarían un rato a ver que hace el pobre Harambe? Si fuera uno de mis hijos desde luego no esperaría 10 minutos "a ver qué pasa" , es un riesgo inaceptable. 

Llamadme raro pero creo que aunque hubiera un 5% de posibilidades de que le sucediera algo al niño es una decisión fácil. Dolorosa pero fácil.