Recíbelo por mail

lunes, 27 de abril de 2015

La España multicultural. Ese mito.

Uno de los motivos que han favorecido el crecimiento del independentismo ha sido la evidencia de que a pesar de que todos "somos España" como no cesan de repetirnos, la cultura de las diferentes "nacionalidades históricas" nunca se ha considerado parte de la "cultura española"

La cultura española, ha sido siempre la cultura en castellano. Y punto. El resto de idiomas no existen desde el punto de vista del centralista Estado Español. Y todo lo que se exprese en esos idiomas no merecen la más mínima atención. 

La actualidad del post viene por lo sucedido al entrenador del Eíbar por tener la "mala educación" de contestar en Almería una pregunta en euskera (de un medio vasco, está claro). Hace tiempo que los equipos catalanes, vascos o gallegos tienen un turno de preguntas en su lengua igual que en la Champions se turna inglés y lengua propia. Y un periodista no paró de poner caras (se supone) hasta que Garitano decidió largarse. 


Quiero destacar dos cosas: la primera, la actuación del responsable de prensa del Almería. Bien por él. Podemos ver algún "brote verde". En un programa nacional y futbolero 100% como "El día del fútbol" de Canal Plus sacaron la noticia tildando de mal educado al periodista(s) y punto. Otro brote verde. Pena que Cañizares tuviera que dar la nota diciendo que los damnificados son "el gremio de periodistas de Almería": No querido Santi: el damnificado una vez más fue la idea de la España multicultural. La asociación de periodistas lo tiene muy fácil. Que saquen un comunicado condenando la actitud del compañero y pidiendo disculpas en nombre de los almerienses. Ojalá lo hagan. 

A mi memoria vienen otros ejemplos de "tolerancia" con parte de la cultura española como el "saber estar" de Ramos por la osadía de Piqué de responder a una pregunta "primero en catalán".  Me podréis decir que Ramos es... un poco simple, por decirlo de alguna forma. Pero hay muchos "Ramos" distribuidos por la península poniendo esa cara de haber mordido un limón mientras piensan, "a ver si hablas en cristiano". 

Detrás se esconde la creencia de que hablamos nuestra lengua básicamente para fastidiar: Ramos o el periodista de marras lo entienden como una provocación el lugar de disfrutar pensando en la riqueza lingüística de su país. Y tampoco es culpa suya porque es lo que han mamado desde pequeñitos aunque Ramos ha convivido largo tiempo con catalanes para ver la luz. Pero no. 




Pero no sólo queda en las ruedas de prensa la discriminación, o las malas caras. En cualquier gala de Fin de Año (hablo de televisión pública) no veremos una sola canción que no sea en la lengua de Cervantes (bueno... en inglés, francés o italiano sí...) 

Lo desconozco (que alguien me sorprenda) pero me extrañaría que la literatura catalana, gallega o vasca se enseñe en ningún colegio de España fuera de sus correspondientes "comunidades autónomas" y poco o nada del folklore propio de las diferentes autonomías. 

Es una pena que nunca se haya considerado cultura española, pero es lo que hay... solo es española si es en "español". Allá ellos. 

Para terminar: que la denominación de una de las diversas lenguas del país (el castellano) sea "el español" ya nos marca la línea de por van los tiros.


09.06.2016: Addendum a mi post del 27.4.2015. 

A Kiko Casilla no le dejan hablar en catalán en la zona mixta del Bernabéu. Casilla les salva diciendo que si acaso hay que hacerlo "luego y aparte" Genial.



sábado, 25 de abril de 2015

Las primeras citas: tras el restaurante.



Lo prometido es deuda y tras una pequeña "pausa dramática" doy la segunda parte de mi visión particular de las primeras citas.

La verdad es que me ha sorprendido las ganas que tenían "las chicas" de saber qué pasaba tras el restaurante.  Debe ser el efecto de las 50 sombras de Grey. Pervertidas. 

Recapitulemos.

La primera posibilidad es que la cena haya sido un desastre. Si no tiene arreglo lo mejor es una retirada honrosa. A casa con una frase más o menos elegante: desde el "mañana madrugo" a "me voy que me has dado muy mal rollo". Sin complejos. A dormir que siempre es una buena opción.

Pero seamos optimistas: he elegido un restaurante perfecto con su grado 7,26 de romanticismo, que podía pagar (ahora y en el futuro), he estado simpático, atento, cariñoso, no he mirado a otras chicas (gracias AXE academy) y he pagado la cuenta. He conseguido no discutir de política (me ha costado) y no he tenido que tirar de la lista de conversaciones enlatadas. Bien por mí. No me beso porque no llego. 

Así que ya podemos pasar a la segunda fase: pero antes es importante elegir entre los objetivos de la velada: 

A) Sexo. 
B) Conocer a una potencial pareja + sexo (aunque haciendo un esfuerzo podemos pasar de él).


Si solo quieres sexo hay que debatirse entre la honestidad (lo que baja el porcentaje de éxito) y ser un cabronazo. Como siempre en la media está la virtud: ni le vendas un futuro con niños y casa en el campo ni hace falta que le dejes claro que solo la quieres "para eso" (en el fondo no quiere oírlo y hasta es posible que a ti te vean como un trozo de carne con patas). Pero os dejo una Regla de oro: cuantas más ganas  tengas de tener sexo menos se te ha de notar

Busques lo que busques hay que ser muy cafre para intentar ir a tu casa justo después del restaurante así que como paso intermedio tenemos la copa. Yo he disfrutado como post-restaurante un paseo charlando, una vuelta en moto, estirarme en la playa a mirar las estrellas... si hay la intimidad suficiente es una gran opción.

Me han acusado de que todo está muy preparado, como si estuviera montando un viaje organizado. Evidentemente y como ya dije es primordial que todo "fluya" (odio esa palabra) de forma espontánea. Seamos flexibles y aceptemos los planes B que mejoran el inicial.

Hay que ser como James Bond, que lo tienen todo perfectamente planeado, le sale todo al revés y lo consigue arreglar  con una gran dosis de improvisación acabando en un éxtasis de perfección. 

Pero volvamos al plan previsto: la copa. Hay que tener controlados un par de "bares de copas" cerca del restaurante a walking distance. La elección del local "es fácil": intimidad, poca luz y música ligeramente más alta. Si el sitio es desconocido, con encanto y ella lo descubre, punto a tu favor.




Añadiremos el mayor embellecedor de ambos sexos: el alcohol a dosis 60-80 gramos (4 cervezas, media botella de vino y una cerveza...) Si conseguimos un grado de alcoholemia óptimo en la pareja  todos somos más guapos, más simpáticos y más listos. Como siempre la dosis ha de ser la exacta y recordad que no todas toleran igual el alcohol. Borrachas las justas porque nunca sabes cómo puede acabar el tema.



Retrocedamos un poco: el restaurante es el sitio en el que tienes que provocar "interés", en el que la chica vea que vales realmente la pena, que eres absolutamente genial y un auténtico partidazo.  Pero no basta.

El momento copa (que pagará ella) es en el que tienes que crear "intimidad", cercanía, en el que hay que empezar a tener un cierto contacto físico: ligero y de corta duración inicialmente: tocar la mano suavemente con cualquier pretexto, mano en la cintura al entrar en el local, justo un par de segundos, para ir subiendo la apuesta en intensidad y duración: mano en la pierna, pero a la altura de la rodilla no seáis brutos, durante un mayor espacio de tiempo. Todo muy sutil, sin que ella se de cuenta. Milímetro a milímetro hay que acortar distancias, hasta que llegamos a la distancia "beso". 



Recordad que sin intimidad no hay sexo ni  hay pareja. Vosotros mismos. 

Y nos encontramos en la encrucijada, en el momento de la verdad. Si consigues crear la suficiente intimidad para conseguir un beso ya todo va cuesta abajo, pero sobre todo nunca lo fuerces, vale más 3 horas tarde que 10 minutos pronto.

Y aquí hay cuatro posibilidades: 

1) No has creado suficiente "atracción + intimidad"

  • El sexo es tu objetivo: invítala a tu casa a tomar la última copa y que salga el sol por Antequera (refrán de tío antiguo, antiguo...). Tiene un "No" con un 87,62% de probabilidades.
  • Te parece que vale la pena como "posible pareja": acompáñala a su casa y sigues insistiendo otro día y en otro lugar. Piensa en una inversión de futuro, en que has ganado puntos. 

2) Has creado suficiente "atracción + intimidad

  • El sexo es tu objetivo: invítala a tu casa a tomar la última copa y disfruta. Sí con un 78,23% de posibilidades.
  • Te parece que vale la pena como "posible pareja": invítala a tu casa a tomar la última copa y disfruta, pero con más cariño. 




Y por último os quiero introducir en un concepto que daría para todo un post y por el que me van a dar mucha caña: "la defensa anti-fulana".

A todas las mujeres les han metido en la cabeza que en la primera cita no hay que tener sexo. Les han inculcado desde su más tierna niñez que si lo tienen son  "unas zorras", "unas fulanas".

Algunas (ya bastantes) han conseguido liberarse de este prejuicio pero muchas todavía no. Así que aunque hayas conseguido crear interés e intimidad te queda una última lucha: has de derrotar a esa "anti-fulana" que lucha en favor de la virtud y la castidad (yo me la imagino vestida de monja colocada en el hombro desnudo de la chica y susurrándole al oído)



Si tiene la anti-fulana en "modo on", dosis extra de romanticismo y, sobre todo, que no vea la cita meramente como un encuentro sexual... o game-over. Si gana la defensa anti-fulana la frase que escucharéis es "yo no soy de esas". No te dirá "no me apetece" o "no eres mi tipo". Dirá "yo no soy de esas" incluso con un matiz despreciativo. Decir que a tí "de esas" te ponen un montón no solucionará nada...


Y una vez superadas todas las trabas... llegamos a mi casa (o la suya)!!!! Próximamente en la tercera parte del post!!!



jueves, 23 de abril de 2015

Sant Jordi... ¿a quién le regalo la rosa?



Ya tenemos aquí Sant Jordi, seguramente la tradición más bonita que tenemos en Catalunya. Los hombres regalamos rosas a "nuestra amadas" y ellas nos regalan un libro


Viene a ser un Día de San Valentín no cursi y no promocionado por el Corte Inglés. Igual están detrás "Flores Navarro" y "Editorial Planeta" pero dejadme que me haga la ilusión de que no!!! 

Así que desde que salimos a la calle a primera hora nos vemos asaltados visualmente por múltiples paradas de rosas. En los últimos años se nota un profundo cambio sociológico: los estudiantes le están comiendo la tostada a las gitanas. 


Y entonces llega ese momento en que un hombre de "pro" se plantea la pregunta del millón, recién levantado: ¿a quién le regalo la rosa

Y digo la rosa (singular y femenino) porque si te entra el delirio de grandeza y regalas un ramo de rosas vas a quedar como un  cutre. Ya tendrás otros 364 días para hacerlo. Hoy toca solo una. 



La tradición era regalarle la rosa a "nuestra princesa" (símil cursi de la leyenda) pero en los últimos años los hombres hemos entrado en una fase expansiva, terriblemente expansiva diría yo. 

Posibilidades: 


Opción A: solo a la princesa. 

Especialmente para los hombre muy clásicos y con mucho carácter porque van a tener que aguantar multitud de mujeres increpándoles, más o menos cariñosamente. Evidentemente, si no tienes princesa, opción descartada. 

Opción A2: solo al proyecto de princesa. 


Qué hacer cuando has quedado con una chica dos veces y parece que ha ido bien la primera cita (ver correspondiente post) Gran pregunta. Una gran opción es regalarle una y echarle en cara que no me ha comprado un libro... en resumen hacer un poco de mujer ;) Evidentemente si no te lo ha comprado pondrá cara de "no me esperaba la rosa"... comediantes. 

Tiene su peligro porque aunque no equivale a regalar el anillo de pedida se acerca, pero hemos nacido para vivir peligrosamente, rollo leer sin punto de libro.  

Opción B: princesa (si existe) + otras mujeres relevantes en tu vida (hija, madre, abuela) 

Esta es mi opción favorita. La cara de felicidad de mi hija cuando le regalo la rosa es casi cada año lo mejor de la jornada. Lo de mi madre es una tradición en mi casa incuestionable al ser viuda, aunque lo haría igual si no lo fuera y aunque no estuviera en una encarnizada lucha con mi hermano por esa descomunal fortuna que pretendemos heredar. 

Opción C: princesa (si existe) + otras mujeres relevantes en tu vida (hija, madre, abuela) + compañeras del trabajo. 

Aquí estamos en el proceso expansivo diabólico de los últimos años. A las mujeres les regalan rosas en el trabajo los compañeros, los jefes, "ambulancias Domingo" (true story), la institución, otros departamentos del hospital.... cualquiera vamos.




Y no digo que no sea bonito. Seguramente lo es. Ver ese ir y venir de rosas por toda la ciudad no deja de dar colorido, pero igual, solo igual, se está perdiendo ese significado amoroso que tiene el entregar una rosa en el día de Sant Jordi. Una, elige a tu princesa y entrégasela. Ha pasado de ser un "día de los enamorados" a un "día de la galantería". En eso estamos.  

Si fuera mujer me gustaría que "mi hombre" (nótese el  adjetivo posesivo) me regalara una rosa. A  mí, y solo a mí. No querría que se convirtiera en  un repartidor de flores a domicilio. Aceptaría suegra e hija, rollo pulpo como animal de compañía, pero nada más. 

Además pensaría que por qué extraño motivo le tiene que regalar una rosa a esa rubia que siempre lleva cinturones anchos y escotes imposibles... Ya, a ella y a 20 del trabajo, pero a ella también, que ya nos conocemos.

Mención aparte merece lo del color de las rosas: roja, ha de ser roja. ¿No tiene discusión verdad?. Pues sí!!!! Rojas de todos los colores posibles: blancas , azules, verdes, multicolor... ¿De verdad no sabemos distinguir entre ser original y ser hortera? ¿Qué parte de la palabra "tradición no hemos entendido? Pues eso: ROJAS, ROSAS ROJAS.

Reservo para otro post la tendencia de las mujeres a exigir no solo una rosa, si no también un libro!!!







miércoles, 22 de abril de 2015

El niño también es víctima...

el niño también es víctima



De todos las frases manidas que hemos oído desde ayer tras el "ataque" en el IES Joan Fuster de Barcelona la frase de la consellera Rigau refiriéndose al niño como una víctima más es la que ha llamado mi atención. 

Una triste noticia que nos parece irreal porque no nos llegó desde ninguna ciudad de Estados Unidos. Ha pasado en Barcelona, al lado de casa. En mi caso "al lado de casa" literalmente porque aunque ya no vivo allí mi infancia está muy ligada a ese colegio (en mi época se llamaba Bosco Navas) en el que pasé innumerables mañanas festivas jugando a fútbol o fut-béisbol en su patio o viendo pases matinales de cine (esas míticas películas de Bud Spencer, "y si no nos enfadamos") 

A pesar de esa cercanía sentimental no he seguido demasiado la noticia. En todas las desgracias humanas me interesan poco los detalles. No me va el morbo de si la ballesta era de fabricación casera o no y no tengo ninguna curiosidad por todos esos detalles que al final esconden el dolor por la pérdida de una persona. 

La frase de la consellera me ha hecho reflexionar. Me parece elegante y políticamente correcta dado que, al parecer, el niño padece una enfermedad mental (¿esquizofrenia?) El agresor (no he leído ni asesino, ni homicida en ningún lado, lo cual me parece bien siguiendo esa misma línea argumental) tiene 13 años y en cuatro días habrá que intentar re-insertarlo en la sociedad. Un papelón. 

Así que desde el "govern" nos piden que no lo crucifiquemos y que lo consideremos simplemente una persona enferma, una víctima de su enfermedad  y no un ser malvado. Me apunto aunque a la familia del profesor muerto habrá que canonizarla si se adhiere a la iniciativa. 

Sólo una duda: ¿alguien puede considerar que los pederastas, cualquier tipo de asesino en serie, los filicidas, los neonaticidas, los parricidas y quizás en menos medida los violadores, los asesinos o los terroristas (incluidos los fanáticos) no son personas enfermas mentalmente? La mayoría lo son. 

Una bonita discusión entre lo que podemos considerar la "maldad" que llevamos inherentes como seres humanos y la enfermedad mental que nos empuja a ser "especialmente malos" y qué diagnóstico psiquiátrico tiene la suficiente entidad para exonerarnos de toda culpa. 

Hay límites claros como parece en este caso: la psicosis que lleva a que el sujeto "desconecte" de la realidad sin poderla diferenciar de ese "otro estado" en el que oye voces llevándole a realizar todo tipo de atrocidades. 

Pero los límites, los grises, son más complicados cuando hablas de otros trastornos psiquiátricos como los "trastornos de personalidad límite". Sin ser un experto en psiquiatría me parece extraordinariamente difícil. 

Así que, Sra Rigau, me apunto a considerar que el niño es una víctima, pero si hoy tengo que hacer un tremendo esfuerzo , en otras circunstancias, neonaticidas por ejemplo, me constará aún más seguir esta línea. 




jueves, 16 de abril de 2015

León come gamba.

Pues sí... ya tenemos otra de esas frases que pueden pasar a la "historia de España". De momento tiene 886.000 entradas en google (true estory) 


León come gamba


Por si alguien todavía no sabe de qué va la frase  "Léon come gamba" trata sobre el nombre de un plato que un aspirante a cocinero presentó para la aprobación del jurado en  "Masterchef 3" con muy poca fortuna, al menos en lo que representa a su continuidad en el programa, ya que ha provocado una expulsión fulminante.  




Podríamos caer en el error de compararla con otras frases míticas como "Andreíta comete el pollo", "por mi hija ma-to" "im-presionante", " lahelíaoparda (todo junto) " o "palanteee, no?????" pero seríamos terriblemente injustos. 

Este "nombre  de plato" nos ofrece mucho más: tiene poesía, tiene fuerza, tiene una cadencia perfecta, musical, hasta diría que nos envía un mensaje  erótico. Tiene "duende". 

Repetid en voz alta. "León come gamba". Lentamente, disfrutando de cada sílaba, paladeándola, cerrando los ojos e imaginándolo (el plato) mientras vemos como nuestras pulsaciones descienden al llegar a un estado de bienestar y placer desconocido hasta la fecha, cerca del Nirvana. 

Culinariamente hablando es posible que no le saliera bien al pobre Alberto. Es joven e inexperto y todos sabemos que "practice makes perfect" así que no deberíamos ser muy crueles si la patata o "cabeza de león" estaba dura porque "había tenido problemas con la cocción de la patata"  

Todos los que hemos dedicado años de nuestra vida a la cocina sabemos que hay misterios insondables como serían el tiempo de cocción del arroz hervido, conseguir que la carne quede "al punto", o abrir una lata de espárragos... pero nada entraña la dificultad de hervir una patata.  El que diga lo contrario es un necio o un mentiroso, o peor aún, mala persona. . Ya le saldrá mejor. Paciencia. 

Así que no puedo compartir en absoluta la crudeza del jurado. ¿No han sido jóvenes? ¿No han necesitado una mano amiga que les suba o baje el fuego, que les controle los tiempos de cocción? ¿Por qué esa agresividad? ¿No tenían una figura paterna  fuerte en su infancia o les falta una buena dosis de sexo? 


Pero sufrirán los jurados porque los mercados ya les están dando la espalda y se están poniendo del lado de la verdad, del honor y del arte.  

Aquí vemos un ejemplo."Just eat" ya lo ha incorporado a su carta y en breve será plato obligatorio en todos los menús de la península. No me extrañaría que "Cómo cocinar un León come gamba" acabe siendo asignatura obligatoria en los colegios... Sería lo justo. 


León come gamba


Han creado un monstruo mediático con cabeza de león y cuerpo de estudiante de medicina que posiblemente acabará con ellos... aunque el peligro es que los polticos no han tardado en subirse al carro. Populismo!!!


León come gamba









domingo, 12 de abril de 2015

Los psicoanalistas aficionados.

Este viernes volví en el AVE desde Madrid con un grupo de médicos entre los que se encontraba un médico argentino y esposo de una psicóloga que, riéndose, me psicoanalizó. Nos reímos un rato. El psicoanálisis, todo en broma, era de una obviedad espectacular y acertó. Fácil. Divertido. Hasta ahí todo Ok. 



Pero hoy me han vuelto a psicoanalizar. Han metido la pata hasta el fondo y he visto la luz, lo he descubierto: ODIO QUE ME PSICOANALICEN.

Por falta de información o de objetividad siempre meten la pata y, generalmente, la conclusión que sacan es negativa. Gracias.

Supongo que dependiendo de la situación personal de cada uno las "muletillas psicoanalizadoras" serán diferentes. Yo tengo "mis cruces" 

A continuación os haré una pequeña lista de frases mías con respuestas del psicanalizador de turno y mis pensamientos. 

Este tío me cae mal, me parece un baboso: estás celoso. jajajajaja... de ese??? Really??? 

Vigila con este que es un pieza: estás celoso.  Tú sabrás... luego no quiero 3 horas de chats oyendo que es un cabrón. O mejor... sí me lo dijiste tú!!!!! 

Me encanta correr, me estoy preparando para la maratón: te falta algo, te sientes vacío, necesitas ir a un psicólogo y/o (mejor y) psiquiatra. Urgente.  Por eso hago running, para ir corriendo. No fastidies, simplemente hago deporte y me relaja....  

Me gustan las chicas jóvenes: de forma genérica negaran con la cabeza diciendo "estás fatal". Aquí abrimos varias opciones 

a) no has superado tu divorcio 
b) tienes miedo al compromiso 
c) no te atreves con una mujer de verdad (o sea de tu edad) 
d) es la crisis de los 40/45/50.... 
e)  lo haces para aparentar

En este punto me he de morder (mucho) la lengua para no decirles... "estás celoso/a" vs "la has visto bien?" 

Que tío más pesado: estás celoso. Ok, a ver si tarda más de 10 minutos en pedirte de amigo del face y empezar a machacarte a invitaciones del Candy Crush y decirte... holaaaaaa

No tengo ganas de tener pareja: no has superado lo de tu ex. Será eso. No pude ser que me apetezca más estar tranquilo en casa leyendo, escribiendo, viendo series y los cuartos de la Champions... 


Si hago un comentario cínico: es un escudo que pones para que nadie vea tu auténtico "tú" que es muy majo y muy sensible. Qué va... si en el fondo estoy siendo un cínico y un capullo porque es mi verdadero yo. ¡Igualito que en la superficie! 


Todos estos comentarios son intercambiables por un "lo que tú digas" con una media sonrisa... que viene a decir un "tú a mí no me engañas"


Holaa) estás celoso,  b) no has superado lo de tu ex. No, no, si he dicho "hola" porque acabo de llegar...  Lo que tú digas... 

Sobre todo me molesta porque soy bastante transparente y sincero (en general).  

Si tengo pareja y me parece que está "tonteando" más allá del límite en el que me siento cómodo se lo digo. Que lo sepa y luego actúe según su conciencia. Si no quiero tener pareja porque no he superado "lo de la anterior", lo digo tal cual, si cojo una cogorza del 14 porque tengo "mal de amores" no lo disfrazo, si corro porque no tengo nada mejor que hacer lo explico con naturalidad. 

Pero no... al psicoanalista aficionado lo conocerás porque siempre tendrá otra explicación, más dramática, negativa, denigrante que la que tú mismo das. Y además serán poco imaginativos. 

Sota, caballo y rey.... 


sábado, 11 de abril de 2015

Discusiones absurdas (de la 6 a la 10)


6)      Arriba o abajo: 

Abajo (ella) 

Abajo! No, arriba! Mmmm...depende, en primer lugar, de lo orgullosa que luzca cada uno sus pechos. Una mujer acomplejada preferirá tenerlos controlados y aplastaditos abajo y no en primer plano frente a su pareja, arriba. La cosa cambia con unas cuantas copas encima. En esta caso dependerá de si: a)  la taja es descomunal y queremos dormir...zzzzz...que haga lo que quiera (opción abajo) o b) sentimos esa falsa sensación de euforia y poderío característico de las primeras copas y nos sentimos Kim Basinger dominando a Mickey Rourke (opción arriba).


Arriba (él):  

Estoy estupefacto. La discusión era sobre si preferías dormir arriba o abajo en una litera, pero las mujeres están obsesionadas con el sexo , así que, y dado que es lo único que le importa. Clarísimo: vuelta y vuelta como las tortillas. 






7)      Coca cola light o zero: 


Zero (ella): 
Zero. Con las mismas (cero) calorías, los mismos antioxidantes, estabilizantes, carbonatantes y cocacolantes, igual- igual de cancerígena y gastrolesiva, pero con un saborizante discretamente distinto que te hace creer que te estás bebiendo uno de esos engendros prohibidos y malíiiisimos porque tienen mucho azúcar que van en una lata roja: la Coca Cola normal de toda la vida (Ave María purísima) pero en versión diet.



Normal, la de toda la vida 
(él): 

Ni opino. Un hombre de verdad, y más un bilbaíno como yo, que nació en Barcelona porque le salió de los cojones, nunca toma nada que sea light, zero o diet. Así que ni entro en la discusión. Ella toma zero... nenaza.  




8)      Vino o cerveza: 

Vino (ella): 

Vale, la cerveza está muy buena. Pero no es nada chic. Muchísimo más glamurosa la copa de vino, la lágrima, el aroma, el sugestivo etiquetado: “goloso al paladar, carnoso y espeso al trago...” que parece una novela erótica más que una etiqueta de Rioja.

Cerveza (él): 



Y no entiendo porque elijo cerveza porque la verdad es que al vino solo le veo ventajas, especialmente cuando sales a cenar. 

Ese momentazo tan incómodo en el que pides un vino sin conocer ninguno de la carta, eso sí, poniendo cara de enterado, para tener que aguantar luego al camarero, que sabiendo positivamente que se está descojonando de ti, y te sirve un culito para que hagas el notas. Mirar, oler y probar un sorbito de vino, poner cara de sabiondo (que es muy parecida a la cara de enterado que hemos puesto al elegir el vino) y asentir con una leve inclinación de la cabeza, suficiente para que el camarero la repita y sirva una copa como Dios manda. 

Y luego el vino sale como sale ( picado, demasiado caliente, demasiado frío)  mientras que una cerveza es una apuesta segura. ¿Hace falta que hable del precio? Yo entiendo poco pero tonto no soy, así que si me gusta un vino en un restaurante, de 24 euros hacia arriba. Claro.... como pago yo, qué mas le da a ella!!

Menos mal que no han sacado el tema Ribera del Duero vs Rioja porque me da algo!!  


9)      Trío o pareja:  


Pareja (ella): 

“Trio? Tres? Tres, para qué, para que me mire la celulitis la guarra esa  mientras se tira a mi hombre??!!”. Por alguna extraña razón cuando uno oye la palabra trío y lo visualiza, acaba pensando en dos mujeres y un hombre. Por qué? Dos hombres y una mujer es bastante inconcebible hoy en dia, sobre todo porque los enfermos, perdón, fantasiosos, acostumbran a ser los hombres, y si son heteros querrán dos mujeres  (si son gays querrán 5 hombres...). Ahí queda.


Trío (él) 

Eso, en pareja. Lo de siempre. Luego dirán que se aburren en la cama, que no sabes hacer nada nuevo, que día tras día todo es igual... pero si propones un trío te tachan de pervertidos. Tu ves que se llevan tan bien con sus amigas, que todo el día se están besando y piensas ¿por qué tengo que privarlas de unos momentos juntas? Sería muy egoísta. 

Además con una mujer no tenemos ni para empezar, que vamos sobrados... 

Las ventajas del trío son espectaculares. Pueden "hablar" entre ellas., porque estoy seguro que son incapaces de callarse y si dan un partido, te escapas, vuelves y con suerte ni se han enterado. 

¿He leído que me ha llamado "enfermo"? 






10)   Sexo en la primera cita: 


No (ella): 

Consciente: No, qué iba a pensar, qué soy una facilona cualquiera? Hasta por lo menos la tercera yo no lo subo a mi piso... Subconsciente: Síiiii!!! Y en el primer mensaje de whatsapp también!!” Yo creo que ese emoticono que hace un guiño quiere decir “quiero sexo ya”, tiene un nosequé que trasmite lujuría, a que si...?”




Sí (él): 

Claro que sí. Y si puede ser antes también. Me puede enviar una foto erótica por wats para no perder el tiempo y así me hago una idea de lo que esconde debajo de la ropa. Los nórdicos (y nórdicas) hace años que lo entendieron. En la primera cita te vas a la cama con la chica. Si no sois compatibles (lo que pasa con frecuencia) ya no hace falta que sigáis perdiendo el tiempo, ni sexual ni emocionalmente. 

La excepción es que el sexo con ella te resulte repugnante así a simple vista... entonces un no. 


Adjunto link de las discusiones bizantinas de la 1 a la 5... 

http://fercereto.blogspot.com.es/2015/03/top-10-discusiones-tontas-o-bizantinas.html

lunes, 6 de abril de 2015

El "tempo" de la vida y "del procés"




El tempo es un concepto musical: "velocidad a la que debe ejecutarse una obra musical" que podemos aplicar a muchísimas actividades cotidianas de nuestra vida. 

Me ha venido la idea al leer "La Vanguardia" hoy, como si fuera domingo, en papel. Iba pasando páginas, hojeando y ojeando a la vez, hasta que he llegado a la pagina 9: "Política, la qüestió catalana" donde titulan "El Govern i ERC proven d´activar el full de ruta per a la independència". 

Y he saltado a la página 10 con un interés nulo. 

¿ Por qué una persona interesada en la política e independentista como yo ha perdido el interés en esa noticia? Por "el tempo". 

Me explicaré. ¿Qué es "el tempo"




La regla de los 3 días. 

Supongo que os imagináis la escena: película romántica en la que chico guapo y la chica tremenda tienen una primera cita, fantástica evidentemente. Él lo explica a sus amigos y el listillo del grupo le dice que "respete la regla de los 3 días" o sea que no la llame hasta pasadas 72 horas de la primera cita. Menos es desesperación y más es desinterés. Han de ser 72 horas justas (más/menos 2 horas) 

Se supone que es una forma de "manejar" la relación, de llevar las riendas. Tan importante es lo que contestas a un mensaje de wats como el tiempo que tardas en hacerlo. 

Aquí radica una gran parte del arte del ligoteo o el enamoramiento: en "el tempo" 



La pausa dramática. 

El que no domina la velocidad de la conversación no será nunca un buen orador. Es más, será un plomo para los demás. Pero aparte del contenido de la conversación, la inflexión de la voz, el acompañamiento gestual y otras tantas cosas... tenemos "el tempo" cuyo máximo exponente es "la pausa dramática". 

Una pausa teatral, exagerada, casi eterna, que sólo los maestros de la comunicación consiguen en el momento justo y con la duración precisa. Llevas la explicación al cénit y, justo antes de ese punto álgido, con todo el mundo sobre ascuas... paras, das un trago a la cerveza, o inspiras hondo mientras todos aguantan la respiración. Y sueltas la bomba. 



Manejar "el tempo del partido" 

Ya estamos con el fútbol... Expresión futbolera. Lo siento, soy un hombre y en mis post sale el "fungol" de vez en cuando, supongo que para reafirmar mi masculinidad. Lo hablaré con el psicólogo. 

Al grano: el equipo que sabe cuando correr, cuando perder el tiempo haciéndose el muerto, cuando tocarla, cuando pegar cuatro pelotazos... ese equipo sabe manejar "el tempo del partido".  Y que nadie se engañe, eso gana títulos. 



"El tempo" de las negociaciones. 

Creo que todos lo hemos sufrido, al menos yo. Hay unas personas que se dedican a ésto, a negociar, a desesperarte.  Les suelen llamar gerentes. Consiguen desquiciarte, habitualmente con una táctica muy fácil: la dilación. 

Lo que para ti es un tema "super-importante" pero para ellos es uno entre mil así que prisa, prisa...  cero. Todo poco  a poco. Y tú a sufrir. 

Es verdad que muchas veces te dan lo que quieres, pero ha pasado tanto tiempo desde que lo solicitaste y te lo han hecho sudar tanto que cuando lo consigues ya ni te hace ilusión con lo que la empresa pierde por los dos lados: la negociación y la satisfacción del trabajo. 

Pero como dijo el escorpión a la rana después de picarla en la fábula atribuida a Esopo (nótese nota culta para contrarrestar lo del fútbol) .... "es mi naturaleza". No  lo saben hacer de otra forma.  





"El tempo del procés". El viatge a Itaca es farà molt llarg... 

No es que se haga largo, es que se está haciendo eterno el pistoletazo de salida. Desde el 11-S al 9-N íbamos bien.... pero a partir de aquí solo la tenemos un inmenso parón con ese continuo déjà-vu de reuniones, declaraciones, acercamientos y alejamientos, "fulls de ruta", bailes de fechas, de términos, de caras, de nombres... 

En la otra acera, lo siguen teniendo claro. NO a todo. Es fácil. Y que "baje el soufflé"

Así se explica que hoy haya pasado absolutamente por encima de la noticia "El Govern i ERC proven d´activar el full de ruta per a la independència" 


Porque están manejando "el tempo" mejor que nosotros
. Y eso es muy grave. Vital. 

miércoles, 1 de abril de 2015

Top 10 discusiones tontas (o bizantinas) Las primeras 5....

La definición de discusión tonta es "aquellas en las que es imposible ganar porque si uno tiene seis argumentos a favor de la opción A , el otro tiene media docena para defender la opción B"

Mi hermano y yo escuchamos muchas e interminable en casa a la hora de cenar. No tengo ni idea de por qué pero recibían el nombre de "gato". 

Así que he pedido ayuda a una amiga (que prefiere mantenerse en el "economato") para no tener que hacer yo las dos partes de la discusión rollo Baron Ashler, aunque en algunas me toca jercer de abogado del diablo

Evidentemente, todo es "just kidding", así que nadie se me ponga divino.. 



1)      Ducha por la mañana o ducha por la noche (un clásico)

Por la mañana: (ella)

Miles de razones a favor. La primera y más lógica: oler bien al salir de casa. Aunque afortunadamente algunos no tengamos que enfrentarnos a la marabunta zoológica del metro, llegar perfumada, hidratada y con esencia de Yoyoba y Té verde al trabajo, por narices tiene que hacer que tengas un mejor día. No digamos el hecho que una ducha matutina – sea helada, fría, templada o hirviendo y lenta cual sauna turca – le quita a una las legañas de encima e impepinablemente tersa la piel sea cual sea la temperatura. Salir de casa sin ducharse hace que a una se le ponga cara de “aún sigo en fase REM, abran paso” mientras que una ducha matutina te transforma en una diva inmaculada y resplandeciente.

Por la noche: (yo)

Simple higiene. Ni las sábanas de tu cama ni tu pareja, con la que te acuestas, tienen que aguantar tu porquería. Te metes en la cama limpito y ella te mira con otros ojos. Oliendo a tigre seguro que le duele la cabeza pero recién duchado.... eso es otra cosa!!!  Así que lo importante es estar presentable cuando se tiene que estar presentable. Al trabajo se va a trabajar no a perfumar el local. Ah, y la cara de "estoy sobado" de buena mañana sirve para que nadie se te acerque hasta las 10. Todo son ventajas!!! 



2)      Mar o montaña:


Mar (ella)

La duda ofende, qué mujer en su sano juicio diría “Montaña” salvo la novia cachas de Killian Jornet? Playa!  El azul pleno y envolvente del mar, los temperados rayos de sol y la brisa acariciando y salando la piel...lucir el tremendo y escueto bikini nuevo de luminosos colores del Calzedonia (esta temporada se llevan los fluors otra vez, tomad nota), contar el número de tíos cachas que han optado por hacerse láser este año (con el aliciente de distraerse contando los granitos de las quemaduras), permitirse el lujazo del aperitivo día tras día con la excusa de que estamos de vacaciones...

Montaña (yo) 


Para que vas a ir a la playa si tienes pareja. No nos equivoquemos. Ver tías en bikini (o top less) es la única ventaja y te puede costar el divorcio o quedarte bizco, así que no arriesguemos que no vale la pena. La montaña nos permite pasarnos medio día haciendo deporte sin nadie que nos moleste y nuestra chica no se podrá oponer porque total, no hay mucho más que hacer. Ella siempre puede leer "50 sombras" para ir cogiendo ideas para cuando vuelva. Cero aglomeraciones, más fresquito... de lujo

 Un problema: que no se nos vaya la pelota con el exotismo o igual no podemos ver la pretemporada del Barça. 



3)      Tapa del water arriba o abajo:

Abajo (ella) :

Una vez opté por colocar un adhesivo que ponía “Mind the gap” (como el del metro de Londres) a ver si alguien padecía vértigo o sufría por morir arrollado por un vagón furioso del metro de las 8 O’clock, pero no. ¿No ves que la tapa levantada sólo te trae malos recuerdos?: aquella mayonesa que sabíamos que no debíamos dejar fuera de la nevera, aquel 5º gintonic de más, aquel preservativo roto...


Arriba (yo): 

Las mujeres nunca dominaréis el mundo si perdéis el tiempo con estas chorradas. Menos lo de la mayonesa los otros dos recuerdos me parecen bastante agradables (uno con susto pero con su rato divertido) A ver. ¿Para qué bajarla? Al lavabo se va a lo que se va con lo que las posibilidades de estar observando la tapa levantada largo rato son escasas por no decir nulas. Acepto tirar de la cadena. Pero de ahí no paso. Si quiere bajar la tapa que la baje ella. 


4)      En tu casa o en la mía

En la mia!! (ella)

Todo bajo control: esa manta encima del sofá así, medio desenfadada, como si alguien hubiese estado allí hace poco, ese sujetador tirado “uy, perdona, qué desordenada soy...!”. Las cervezas contadísimas que “por casualidad” tenemos en casa ese día que “No contábamos con que vinieses”. Esa música ambiental cuidadosamente escogida, en cuya lista suena en tercera o cuarta posición (en primera no, que aún estaremos charlando) esa canción tan “nuestra”. Oh, casualidad...



En la suya (yo)



Será porque me gusta conocer mundo pero prefiero las casa ajenas. Oyes otras músicas, ves otras decoraciones, bebes otras marcas de cerveza.... y lo más importante, si no te apetece quedarte, te vistes y te vas. De lo contrario te arriesgas a ese momento tan molesto en que no se van. Queda fatal echarlas que es lo que apetece (queda fatal lo de "te pido un taxi?") y al final tienes levantarte con alguien a quien hace rato que desearías no ver... ya sabéis esos momentos post tan incómodos. 




5)      Luz apagada o encendida: 



Apagada!! (ella) 

A media luz la celulitis, las estrías, los granos, las rojeces, los poros y los puntos negros desaparecen y volvemos a parecer  (sobre todo, según de donde venga la luz, así, del lado bueno) tan divas y tan estupendas como en un videoclip de Beyoncé.



Encendida (yo) 

A ver. Luz y taquígrafos. Y si no le gusta que cierre los ojos. Pero yo sí quiero mirar, al menos de entrada. Quiero saber qué estoy tocando y si esa chica que parecía un bombón en la semioscuridad de la disco es real o es todo "atrezzzo" Como dijo mi gran amigo y filósofo A.M en una fiesta de "singles" en el Iradier (gracias por venir, esas cosas no se olvidan) mirando a las mujeres allí presentes... "cuánta mentira hay debajo de esos vestidos..." Y si no me gusta lo que veo siempre me puedo levantar a apagarla y asunto arreglado.

En contra: al precio que va la electricidad es un lujazo. 




Y aquí lo dejamos de momento, de la 6 a la 10 (que tienen más contenido erótico) para el siguiente post...